Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Oct 202020:54

Las incógnitas de la moda .com

Las incógnitas de la moda .com

Las empresas españolas del sector ya se han dado cuenta de ello hace tiempo: la venta de ropa por Internet no podía crecer de forma ininterrumpida en el mercado español.

 

Las últimas cifras sobre comercio electrónico de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), correspondientes al tercer trimestre de 2010, muestran una posición nada desdeñable de la venta de ropa en el ecommerce, un mundo que era prácticamente inexistente hasta hace unos pocos años. Sin embargo, su evolución supone también toda una advertencia.

Las ventas alcanzaron entre julio y septiembre de 2010 los 40,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 12% respecto al trimestre anterior. Podría decirse que es lógico que en verano decaigan las ventas de este tipo de productos (a pesar de que el comercio electrónico en general elevó sus ventas un 3,6% en relación al trimestre anterior), especialmente por la inactividad de agosto, pero debe notarse también que el descenso en el mismo trimestre de 2009 no fue tan elevado, situándose en el 9,7%.

 


No obstante, las cifras más relevantes del informe de la CMT del tercer trimestre se refieren al destino de las ventas de las prendas de vestir. Caídas del 27,7% en el comercio de prendas con origen y destino España y del 20,7% en las importaciones por el canal online no pueden atribuirse sólo a las vacaciones de verano, máxime cuando las ventas de España al extranjero se incrementaron un 12,6% en términos intertrimestrales.

 


Los acontecimientos con este sector se suceden a tal velocidad que resulta peligroso trazar conclusiones precipitadas. Sin embargo, esta misma velocidad impone el ritmo en la toma de decisiones para los operadores del sector, que no pueden permitirse el lujo de pensar, sencillamente, que han encontrado la gallina de los huevos de oro.

 


Por lo pronto, una conclusión: como ocurre con la distribución tradicional, la moda online debe diversificarse geográficamente y crecer en el extranjero. No es un juego para operadores locales, si no para empresas globales.

...