Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Ago 202010:39

Las chicas de Amancio

Inditex ha ofrecido un plan de bajas incentivadas para trabajadoras de larguísima trayectoria en la compañía. El plan afecta a un pequeño colectivo de empleadas, algunas de las cuales llevan más de cuarenta años trabajando en las fábricas de la empresa, algunas de ellas incluso empezaron junto a Amancio Ortega a finales de la década de los sesenta.

 

El incentivo que Inditex propone a estas trabajadoras para abandonar su puesto es atractivo: el 90% del salario bruto hasta la edad de jubilación. La empresa no ha puesto una cifra límite de personas que puedan acogerse al plan, aunque sí ha destinado una partida concreta de 31 millones de euros.

 

Faltará ver si el plan de bajas responde a una estrategia de la compañía gallega para reemplazar personal en sus centros de producción en España. Los sindicatos muestran su conformidad con este plan y aseguran no tener conocimiento de que la empresa quiera sustituir a trabajadoras de muchísima antigüedad por nuevos empleados con otro tipo de contrato.

 

Este proceso natural de retirada de las trabajadoras más antiguas de la compañía resulta paradigmático de una situación que se vive en la industria española del textil. Inditex prescinde de la experiencia de estas trabajadoras en un momento en el que es difícil encontrar chicas jóvenes que tengan formación en costura, corte y confección. Si de algo cojea la industria textil en España es de mano de obra cualificada en la producción de prendas.

 

Las exigencias de esta actividad industrial, cuyos salarios no superan los de la distribución, han ahuyentado a las nuevas generaciones. ¿Qué chica de 25 años quiere trabajar en el textil? La formación se ha orientado al diseño de moda, no a la producción. Quizá el elevado índice de paro sirva para no ver con tan malos ojos a la industria y motive de nuevo a las chicas a volver a las fábricas.

...