Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

26 Oct 202000:08

La sostenibilidad llega a los Goya

De tanto repetirlo, al final el mensaje ha llegado hasta los Goya. Ayer, en la alfombra roja de la gran fiesta del cine español, Vanesa Lorenzo decía orgullosa que vestía un Givenchy vintage, y reivindicaba que “hay que disfrutar de la moda de otras colecciones y dar larga vida a la ropa que tenemos en el armario”. “En una alfombra roja también se puede repetir”, insistía.

 

El presentador de Televisión Española Carlos del Amor recogía el guante apuntando que Luis Tosar repetía el mismo esmoquin de la gala de hace dos años y que la ganadora al premio a mejor actriz revelación, Benedicta Sánchez, vestía un conjunto que llevaba treinta años en los archivos de Adolfo Domínguez. También María Casado se sumó orgullosa a la segunda mano (de lujo), con un vestido que había pertenecido a Sara Montiel.

 

En los últimos años, muchos diseñadores independientes han visto en el mensaje de la sostenibilidad una tabla de salvación, la vía por la que el consumidor abandonaría por fin el fast fashion para volver a valorar la calidad y comprar ropa que dure toda la vida. Está por ver qué impacto tiene si al final el mensaje que cala es, como decía el sábado Del Amor, que “no hay que comprar, porque ya tenemos muchas cosas en el armario”.      

 

...