Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

11 Ago 202015:47

La economía en W

Ni L, ni V, la elegida es… W. Esta es la letra que, si se confirman los peores augurios, acabará de formar el gráfico macroeconómico de España en los próximos trimestres. Pasado el espejismo de una rápida recuperación, la economía española entraría así en una nueva recesión de duración incierta o, incluso, en una etapa en que los consabidos ciclos económicos queden por tiempo desdibujados.

 

El Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo público la semana pasada el dato: la economía española se contrajo en el cuarto trimestre de 2011 un 0,3% en relación al trimestre precedente, tras siete trimestres de calma chicha, con subidas máximas del 0,4%.

 

Los agentes económicos y los decisores políticos deben prepararse así para el peor de los escenarios. Vendrán más años duros, en los que escasearán los apoyos que hasta hace un tiempo permitían sostener empresas que hoy no aguantan, pero que incentivarán probablemente las mejores ideas. No serán tiempos de pelotazos, pero sí de gestación de nuevos modelos y de nuevos protagonistas del desarrollo económico y empresarial.

 

Y, para la moda española, serán años en que se necesitarán muchos empresarios como Amancio Ortega.

...