Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

04 Jul 202020:58

¿Hay manera?

Muchos dirán, con razón, que así no hay manera. Poner en marcha un proyecto empresarial, ampliar la propia actividad o hacer inversiones para mejorar requiere siempre de recursos económicos de los que no siempre se dispone. Para eso se inventaron los bancos...

Pero el grifo no se abre para las empresas; todo lo contrario, se cierra. En febrero de 2011, el crédito nuevo concedido a las empresas alcanzó 39.800 millones de euros, un 30% menos que en el mismo mes de 2010, según datos extraídos por Crédito y Caución del análisis del Boletín Estadístico del  Banco de España. El dato es desesperanzador.

 

No pocas grandes empresas se han visto abocadas al concurso al fracasar sus procesos de renegociación bancaria, pero seguramente son incontables los buenos proyectos que esperan ver la luz por falta de crédito.

 

¿La solución? Al menos exigir una buena gestión de esos 39.800 millones de recursos que, en buena medida, están ahí gracias a la intervención del Estado, es decir, el poder público, el de todos. No puede ser, como apuntan algunos empresarios quejosos, que la banca no haga su trabajo, esto es, evaluar riesgos. Fracasaron durante la burbuja inmobiliaria, hinchando una sobreoferta insensata, y pueden fracasar ahora, siendo un freno para proyectos innovadores y de futuro.

 

Las empresas, en el sector de la moda como en tantos otros, no manejan proyectos sencillos. No tendría mérito. Son proyectos complejos que requieren de estudios profesionales y expertos por parte de la banca, que debe saber separar el grano de la paja hoy mejor que nunca.

 

El futuro del sector, y del país, reclama pues financieros capaces. Sólo así habrá manera de que los proyectos viables tengan la financiación que merecen.



...