Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

13 Jul 202010:39

España entra en la carrera compradora

España entra en la carrera compradora

Durante los últimos meses, la situación económica ha provocado el cambio de manos de un gran número de firmas de moda. Hasta ahora, España sólo había sido protagonista como comprada (es el caso de Armand Basi, que ha cedido su licencia a un grupo asiático), pero no
como compradora.

El primer caso ha llegado. A la espera de confirmación oficial, la compañía catalana Puig podría estar negociando la adquisición de un 45% de Jean Paul Gaultier a Hermès. Con este movimiento, Puig reforzaría su división de moda, formada actualmente por Paco Rabanne, Nina Ricci y Carolina Herrera.

 


Puig es una de las pocas compañías de capital español relacionada con la moda con capacidad para realizar una  operación de estas características, más allá de grandes cadenas como Inditex o Mango, que de momento no parecen interesadas en las adquisiciones.

 



De forjarse la adquisición por Jean Paul Gaultier por parte de Puig, la empresa de capital familiar pasaría a formar un pequeño imperio de la moda de lujo, algo que ya intentó, de momento sin éxito, Reig Capital Group (con sede en Barcelona), tras la compra de Azzaro y el anuncio de creación de un fondo de capital riesgo para moda.

 

 


Sin lugar a dudas, el simple hecho de que Puig figure entre la lista de candidatos a hacerse con Jean Paul Gaultier es una buena noticia para la moda española. Si marcas de tamaño medio abren fronteras ayudadas por la buena reputación de las cadenas españolas de moda rápida, ¿qué no podrían hacer si contaran con el apoyo de un pequeño gigante del lujo?

...