Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

20 Sep 201712:54

El imán de un perfume

Una vez más queda demostrado que uno de los principales atractivos de una firma de moda son los artículos que se crean alrededor de la marca. Y los perfumes figuran en el primer lugar de la lista. Jesús del Pozo ha cambiado de manos y ha ido a parar, precisamente, al grupo de perfumería Perfumes y Diseño.

 

“La historia de Perfumes y Diseño y Jesús del Pozo siempre ha estado unida. En 1992 la empresa de perfumes inicia su andadura produciendo y comercializando el primer perfume del diseñador madrileño, Duende. Tras esa primera iniciativa, hoy son más de once las fragancias que se comercializan bajo el nombre de Jesús del Pozo. Entre éstas destaca Halloween, un absoluto hit en ventas, gracias a su buen recibimiento en los mercados internacionales”, señalaba ayer Jesús del Pozo a través de un comunicado.

 

Tras el fallecimiento el pasado agosto del fundador de la firma, losherederos de la compañía (contaba con seis accionistas) han visto en la venta una vía para mantener activo el negocio y potenciarlo, en un momento de máximo conocimiento por el fallecimiento del creador.

 

El comprador, la empresa Perfumes y Diseño (que trabaja con enseñas como Roberto Verino y Tous), ve en Jesús del Pozo la posibilidad de construir un negocio a partir de un perfume y, potenciando la actividad de moda, incrementará también las ventas de perfume. Además, ahora se evitará pagar a los dueños de la marca los royalties por explotación de esta licencia.

 

Perfumes y Diseño no es la primera empresa que emprende una estrategia de estas características. De hecho, la compañía catalana Puig le lleva años (y millones invertidos) de ventaja. La empresa familiar es propietaria de Paco Rabanne (con perfumes superventas como One Million), Carolina Herrera, Nina Ricci y, desde el año pasado, también de Jean Paul Gaultier.

 

El principal atractivo de Gaultier se encuentra en sus perfumes, con líneas como Le Male, que en 2009 fue el perfume más vendido en España. Sin embargo, Puig no podrá disfrutar de los aromas de Gaultier hasta 2016, cuando finaliza el acuerdo de licencia con BPI. Y, para continuar engordando su negocio, Puig podría haberse acercado a Valentino, cuya licencia de perfumería controla desde 2010.

 

Perfumes y Diseño repite así un movimiento en el que Puig ya es experto: construir una imagen mediante la moda para poder generar ingresos a través de los perfumes, ya que, si no se invierte en el primero aspecto, resulta complicado que el segundo dé resultados.

...