Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Jul 202112:10

Dinero miedoso

 

Todavía no habían pasado ni 24 horas desde que se conocieron los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo y ya nos llegaron los primeros comentarios: “empiezan a cancelarse inversiones por la inestabilidad política”.

 

Sin entrar en valoraciones políticas partidistas, no cabe duda de que esta advertencia parte de una situación real: las elecciones del 24 de mayo han dejado en España un mapa político nuevo que, sobre el papel, dibuja una gobernabilidad mucho más difícil en muchas administraciones de la que teníamos hasta ahora.

 

También es cierto que los comicios han introducido en decenas de administraciones públicas a partidos nuevos, sin experiencia de gobierno y que, también en un principio, parecen menos abiertos a la libertad económica empresarial. Basta con leer las declaraciones de Ada Colau, próxima alcaldesa de Barcelona, sobre la planificación turística en la ciudad catalana.

 

Una tercera evidencia, no vinculada precisamente a la actualidad, es que el dinero es (como ha sido siempre) miedoso. El dinero, la inversión, busca marcos previsibles y estables que ofrezcan las máximas garantías posibles, y en un mundo globalizado tiene una gran capacidad de salir huyendo cuando el panorama no es el deseado.

 

Planteado el escenario, desde Modaes.es no vamos a dar una voz de alarma. Como no tenemos de capacidad de ver el futuro, no sabemos si los nuevos gobernantes de ciudades y comunidades autónomas españolas serán buenos o malos políticos. No sabemos si serán honrados, si serán competentes y si serán diligentes. Desconocemos si tomarán decisiones cortoplacistas que limiten inversiones interesantes para el país o si emprenderán políticas acertadas en el medio y largo plazo.

 

Celebramos que, en todo caso, unos cuantos que nunca deberían haber entrado en las instituciones vayan a salir para siempre, y damos un voto de confianza a los recién llegados. Les emplazamos a tener muy en cuenta los efectos positivos que tienen para la sociedad la actividad económica que generan, entre otras, las empresas nacionales e internacionales del negocio de la moda. Y les damos nuestro voto de confianza.

 

En todo caso, estaremos muy pendientes de las decisiones que tomen con consecuencias para el sector comercial y la industria, para investigar y explicar qué hacen, censurar lo que nos parezca equivocado y aplaudir lo que sea positivo para el sector.

...