Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Nov 201720:05

De informático a empresario de calzado, la savia nueva de un sector tradicional

 

Informáticos, expertos en márketing, arquitectos, ingenieros, licenciados en administración de empresa, diseñadores gráficos, asesores financieros o incluso abogados. Todos ellos son algunos de los perfiles que han puesto en marcha un nuevo alud de start ups de calzado. Los millennial, jóvenes de entre 21 y 35 años, se interesan por un sector tradicional y toman el relevo a grupos consolidados en el país, como Camper, Mustang o Pikolinos.

 

Hasta ahora, las marcas españolas de calzado eran herederas de la tradición industrial del sector en España. Pocas han sido en estas últimas décadas las iniciativas empresariales en el calzado que se han desarrollado al margen de esta realidad, que ha marcado una clara frontera entre el negocio de la producción y la marca (zapato) y el de la distribución y la comercialización (zapatería). De hecho, Camper, Merkal Calzados, Marypaz o Tino González han sido considerados por parte del sector como unos rara avis, aunque sus impulsores siempre han estado vinculados a él.

 

Las nuevas generaciones aportan una mirada nueva al sector, simplemente, porque no pertenecen a él. Y están demostrado que es un ámbito con recorrido, en el que caben nuevos modelos de negocio, nuevas marcas, nuevas propuestas comerciales. Myblüchers, Muro.exe, BCN Brand, Pompeii, Howsty, Ursulitas, Mim Shoes, 5ymedio, Brite Shoes, Daston, Carmelinas, Mas34, Layer Boots o Naguisa son algunas de las empresas de esta nueva horneada que abordan este negocio partiendo de cero, sin experiencia previa en él y en ocasiones sin apenas conocimientos técnicos sobre cómo se elabora un zapato. 

 

Sin embargo, todas están demostrando ser empresas hábiles en gestionar herramientas como el ecommerce, las redes sociales, el márketing digital o estrategias de guerrilla. Otras incluso han atraído a inversores a través de rondas de financiación. Evidentemente, con el paso del tiempo habrá una selección natural y, sin duda, el boom de esta segunda generación se enfrentará a una tasa de mortalidad. Más allá del entusiasmo, son start ups con pocos recursos, muy enfocadas en un nicho de mercado y con una capacidad limitada en la negociación, tanto en la distribución como en el aprovisionamiento.

 

Pero más allá de los retos, la savia nueva que irrumpe ahora en el calzado demuestra que éste es un sector con recorrido, en el que tienen cabida muchas más fórmulas que las actuales, un sector dinámico, con oportunidades y que resulta atractivo para una nueva generación de emprendedores. Un sector, en definitiva, con un futuro prometedor.

...