Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

29 Sep 202005:30

Blanco: un nuevo golpe al ánimo de sus trabajadores

Blanco: un nuevo golpe al ánimos de sus trabajadores

 

Blanco vuelve a estallar. Después de que Alhokair adelgazara y redibujara la estructura de Blanco, la compañía vuelve a estar en apuros. Así lo ha demostrado esta semana, anunciando que volverá a presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) en el próximo mes, el tercero de su historia reciente. Un nuevo golpe al ánimo de sus trabajadores.

 

Para los nuevos inversores de Blanco, este expediente es un paso de lo más natural. Para los empleados, es otra piedra en el camino, otra vez la agonía del pensar “y si esta vez me toca a mí”.

 

Los últimos ERE de Blanco han estado marcados por la desinformación. Unos empleados que no dejaban de preguntar en las redes sociales qué pasaba. Si se sabía cuántos despidos iban a ser. Si se sabía por qué no se les había informado de nada. En general, se preguntaban por qué, siendo una parte esencial del grupo, no sabían qué estaba pasando en la empresa para la que trabajan y cuál era su futuro.

 

Es cierto que un nuevo ERE será otro duro golpe a la empresa y a sus empleados (que al fin y al cabo son los que están sufriendo en primera persona) pero, al menos, parece que Blanco va por el buen camino, que es el de comunicar. El de hablar con sus empleados y explicarles la realidad. “Es una jugada, pero al menos esta vez nos han reunido y nos han dicho que intentarán que el impacto sea el menor posible”, explicaba a Modaes.es un empleado.

 

Un ERE no es una buena noticia. Un ERE significa que hay gente que se quedará sin empleo y que se destruirán puestos de trabajo. Pero, a veces, también hay que adoptar una óptica objetiva y, desde ella, mirar hacia la empresa. Una empresa que sigue remando hacia delante y que, quizá, algún día vuelva a encontrar la rentabilidad y a crear nuevos puestos de trabajo.

...