Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

04 Jul 202017:19

Bajar al barro

Bajar al barro

 

 

Ni 1,5%, ni 1%, ni siquiera un 2%. El comercio español de moda ha cerrado 2018 con una caída de las ventas del 2,2%. El dato, todavía provisional, ha sido la gota que ha colmado el vaso para un sector que lleva ya demasiado tiempo luchando por subirse a un tren, el de la recuperación, que parece haber pasado de largo. Demasiado tiempo buscando un culpable de que no remonten los like-for-like: el sol, el frío, la política, los descuentos o ese eufemismo de “los grandes”, que marcan los ritmos de las rebajas.

 

Ese 2,2% es una llamada de emergencia para que el sector se remangue y baje por fin al barro. Cuando llamamos a los empresarios para preguntarles qué palabra marcará este 2019, la respuesta fue casi unánime: transformación. Ya no basta con subir la persiana y esperar. No basta con abrir más tiendas para replicar el éxito de la primera, por mucho hype que se tenga en la calle o en la Red. Hasta esos grandes están dando golpes de timón, apostando por el online, reduciendo la red de tiendas, buscando nuevas fórmulas para que el cliente vuelva a comprar moda.

 

Sectores como la música, los viajes o la restauración han demostrado que se puede hacer: un sector se puede transformar de arriba a abajo para continuar siendo relevante para el consumidor. La propia moda lo ha hecho muchas veces a lo largo de su historia. Es el momento de volver a lograrlo.

...