Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Nov 201708:44

La hora de los nuevos líderes

La hora de los nuevos líderes

 

 

La industria de la moda, tal y como está estructurada actualmente,  es un sector relativamente moderno en la economía española. Como referencias: la primera tienda de Zara se abrió en 1975, la primera de Mango en 1984 y un tercio de las empresas inició sus actividades en el siglo pasado. La tipología de estas empresas veteranas es muy variada, pero podemos señalar unos rasgos muy frecuentes: pymes de origen, capital y dirección familiares.

 

El liderazgo de estas empresas recae normalmente en una persona que es la que creó la empresa y la ha ido dirigiendo hasta el momento. Por calendario, este responsable se encuentra entre los 60 y los 70 años, una edad para ir pensando en la sucesión.

 

El tema del relevo en las empresas familiares siempre es difícil, con una alta dosis de fracasos (un 70% de los casos) y con situaciones muy variadas, pero podemos señalar algunas tendencias que, seguramente, se acelerarán en los próximos años.

 

La lógica de la empresa familiar abre la puerta de los relevos a hijos y parientes, más o menos cercanos. Sin embargo, el recurso a la cantera familiar tiene limitaciones de cantidad, disposición, formación o simplemente de consenso entre los familiares. Por eso, una tendencia que se incrementará será la del recurso a una dirección profesional ajena a la familia. La misma, además de aportar una visión nueva, puede ser un factor de equilibrio y de consenso entre los socios familiares. Por otra parte, tenemos buenos profesionales, muchos de ellos curtidos en responsabilidades en las grandes empresas españolas del sector, que se han convertido en una  escuela de futuros líderes.

 

La mayor presencia femenina en la empresa es una evidencia. El hecho de que la mayor parte de la dirección actual la desempeñen hombres obedece a un proceso histórico pero ahora la mujer llega a las puertas de las más altas responsabilidades. No valorar adecuadamente este hecho sería poco inteligente. No se trata de cumplir con cuotas de sexo o de quedar bien en las redes sociales, sino de captar una fuente de talento que todavía no está suficientemente representada y que puede ofrecer un nuevo estilo en las empresas, aportando más inteligencia emocional, flexibilidad en las relaciones y mayor cercanía personal, aparte de una formación muchas veces superior a sus equivalentes masculinos.

 

Otro aspecto es el de la internacionalización. En el mundo actual es  lógico que los futuros directivos no hayan de ser forzosamente del mismo país que la empresa. Un directivo internacional puede aportar una visión mucho más amplia que puede ayudar al desarrollo de la empresa en unos mercados cada día más globales.

 

Todos estos temas están presentes en el sector de la moda y la realidad, aunque variada y cambiante, refleja la vitalidad de un sector en pleno proceso de cambio. Como positivo hay que señalar una mayor presencia de mujeres en los puestos directivos y un rejuvenecimiento de los máximos responsables, como Pablo Isla (Inditex) que es uno de los presidentes más jóvenes (51 años) dentro de la gerontocracia dominante en las empresas del IBEX 35. El mismo Pablo Isla ha sido protagonista de un proceso sucesorio ejemplar dentro del estilo de Amancio Ortega. También Mango va por el mismo camino, Isak Andic (62 años) ya va pasando el mando a su hijo Jonathan (34 años), y así en muchas más empresas (Tous, Pronovias, Bóboli, etc.) en las que la segunda  generación ya está presente.  Mucha suerte a los nuevos dirigentes, esperemos que lleguen a ser verdaderos líderes de sus empresas y del sector.

...