Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Nov 201811:32

El tiempo pasa

El tiempo pasa

 

 

Se cumplen cinco años de la invitación que Pilar y Christian me hicieron para disponer de un blog en Modaes, lo que ha significado una exigencia personal para hacer llegar información interesante a los lectores. Gracias a todos.


¿De que hablábamos el 2013?

El primer post publicado tenía por título: “Brotes verdes y otras ilusiones” y se centraba en el deseo de todos que algo floreciera en el erial de la crisis. Los problemas del sector textil moda eran evidentes empezando por la caída del consumo. Pocos entraban en las tiendas, menos compraban y siempre a precios tirados.


Por otra parte, el entorno económico era tremendamente negativo: Elevado paro, con un máximo (26%) precisamente en 2013, salarios en retroceso, restricciones de crédito a causa de la crisis bancaria, y caída general de las expectativas de particulares y empresas. Nadie veía el final del túnel, solamente algunos “brotes verdes” que tardarían en consolidarse.

 

Las empresas del sector desarrollaron políticas de resistencia: ajuste de los gastos, mejoras de productividad, cierre de secciones no rentables, etc. Las que disponían de más posibilidades económicas se lanzaron a generar más negocio en el exterior y así las exportaciones de vestuario crecieron un 12,5% anual entre 2010 y 2015, un buen récord y no sólo atribuible a una sola empresa.

 

 

 

 

¡Cómo han cambiado las cosas!

Poco a poco se fue consolidando una tímida mejora que comenzó a tomar velocidad en 2015 y es en la que nos encontramos. Ahora no se discute la recuperación, sólo se habla de la desigualdad ya que no todo el mundo ha salido de la crisis de la misma manera debido a los salarios bajos, la precariedad laboral, en especial entre los jóvenes, y los recortes en los gastos sociales.

 

Ahora las preocupaciones vienen también por la incidencia de cuestiones globales: el proteccionismo de Trump, el Brexit, la desunión en la gobernanza de la UE, la evolución de los tipos de interés y de cambio, etc. Mientras la economía española va evolucionando positivamente si bien es evidente que su ritmo se está debilitando, lo que hace incrementar la incertidumbre sobre los próximos años.

 

Ahora, el sector moda anda preocupado en cómo captar más clientes, cada día más difíciles de detectar, atraer y fidelizar, y cómo adaptarse al nuevo modelo de distribución que parece imponerse: tienda física o virtual o mezclas (multicanalidad), sin olvidar las bases tradicionales del negocio: diseño, calidad, servicio, precio, etc. En un entorno cambiante por la fuerte incidencia de las nuevas tecnologías.

 

Los retos del sector son importantes pues abren las puertas a cambios radicales en los modelos de negocio que han funcionado en los últimos años, con lo que se inicia un período vertiginoso que esperamos poder seguir contando. Gracias de nuevo.

...