Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

25 May 201919:12

El humor de los consumidores

El humor de los consumidores

 

 

El conocer el comportamiento de los consumidores es básico en el desarrollo de la vida económica de un país ya que el consumo privado representa el 55% del PIB europeo y el 57% del español. Sin embargo, los analistas económicos pronto se dieron cuenta que las decisiones del consumidor, además de seguir una lógica en base a la realidad económica del momento, se ven influenciadas por su percepción de esa realidad y por las expectativas sobre su evolución futura. Así nacieron los primeros índices de confianza del consumidor que se desarrollaron en Estados Unidos después de la 2ª Guerra Mundial y posteriormente se han difundido como herramienta del análisis económico.

 

La situación en Europa

La Comisión Europea elabora mensualmente un Índice de confianza del consumidor (ICC) que reúne las opiniones de 41.000 hogares y que se recogen a nivel nacional y agrupadas para la zona Euro y la UE. Este índice tiene una gran capacidad para prever la tendencia de los próximos meses con lo que es considerado un indicador avanzado sobre la coyuntura. Por esta cualidad hemos utilizado el índice para hacer el tradicional balance de la situación y las perspectivas que se entrevén para el próximo año.

 

El ICC de la zona Euro se ha movido en valores elevados a finales de 2017, alcanzando un máximo en enero de 2018, permaneciendo en términos positivos hasta el verano. Sin embargo, el índice inició una evolución negativa en la segunda mitad del año cerrando en noviembre con un saldo neto de -3,9 puntos (-3,7 en la UE), lo que nos retrotrae a niveles de la primavera de 2017. Este cambio ha sido provocado básicamente (en un 75%) por la caída de las perspectivas sobre la economía en general.

 

 

 

 

Estos resultados nos indican claramente que la economía europea se está desacelerando, aunque los datos reales actuales todavía son positivos. Sin embargo, el frenazo del PIB alemán en el tercer trimestre, las incógnitas sobre el Brexit, el menor dinamismo de las economías emergentes, el desafío de Italia, la amenaza del proteccionismo, el final de la era del dinero barato, etc. son hechos que hacen crecer la incertidumbre sobre la evolución de la UE, como bien han señalado los últimos informes de la propia Comisión Europea y de los organismos internacionales como la OCDE y el FMI.

 

¿Qué opina el consumidor español?

Los datos del ICC de la Comisión Europea para España siguen la misma tendencia antes señalada. Aunque el retroceso en los últimos meses ha sido más intenso en nuestro país, nos mantenemos en el segmento medio de los países euro, donde destacan la evolución negativa en Francia y la clara mejora de Grecia.

 

El último dato disponible para España sitúa el ICC en -6,6 puntos, mejora ligeramente en relación a octubre, pero pierde 4,9 puntos respecto a noviembre de 2017. La valoración de los consumidores cae sobre todo por las menores expectativas sobre  la posibilidad de encontrar un empleo.

 

La simple lectura de estos datos nos indica que la confianza del consumidor se va debilitando. Por tanto, cabe esperar que el consumo familiar continúe en términos positivos apoyado en la actual creación de empleo (2,6%) y en el alza de los salarios (1,7%), a lo que ayudará el previsto fuerte aumento del salario mínimo, pero su crecimiento se irá ralentizando. La mayoría de las previsiones estiman que esta desaceleración será suave y su ritmo es el que marcará el devenir del año que pronto inauguramos. Esperemos que sea favorable para todos.   

...