Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra Política de cookies.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Jul 201714:44

El asalto de los robots

El asalto de los robots

 

 

 

Una de las bases de la cuarta revolución industrial es la masiva presencia de los robots en todas las fases de la manufactura, de tal manera que sustituirán buena parte de la mano de obra actualmente empleada en dichas tareas. Los diversos estudios sobre el tema, aunque difieren sobre el alcance de dicho impacto, alertan sobre la necesidad de establecer políticas sociales de empleo para sostener la renta de los trabajadores excedentes, su formación y reciclado para poderse ocupar en otros nichos del mercado laboral. El tema preocupa y hasta el Foro de Davos se ha hecho receptor del mismo en su reciente cita anual.

 

La producción de prendas de vestuario es una actividad eminentemente manual, pues el proceso de ensamblado se reduce a una máquina de coser manipulada por un operario/a, es decir como se hacía hace un siglo. En décadas anteriores, los países desarrollados intentaron mecanizar esta producción ante el creciente aumento de sus costes laborales pero estos intentos no prosperaron ante la competencia de la globalización, que permitía trasladar los procesos más intensivos en trabajo a otros países menos desarrollados de mano de obra barata. De esta manera, Asia, con China a la cabeza, se ha convertido en la gran factoría que viste a los consumidores de todo el mundo.

 

La llegada de la cuarta revolución industrial abre de nuevo la posibilidad de dar un vuelco al proceso de costura del vestuario. Los avances en visión artificial, robótica, sensores, control informático, etc. pueden generar soluciones a problemas que antes eran muy complicados de abordar.

 

El interés por el tema no sólo se limita a un problema de producción sino que afecta al mismo concepto del negocio de la moda. En unos momentos en que el consumidor pide novedades constantemente, el fabricar lejos del mercado implica un aumento del riesgo de que el producto no llegue a tiempo y se tenga que rebajar o saldar. Además, los costes logísticos, transporte, existencias en curso, etc. representan mayores necesidades de financiación.

 

El lograr una producción automatizada a base de robots permitiría fabricar cerca del mercado consumidor con el correspondiente ahorro de costes logísticos y reducir el tiempo de respuesta, asegurando así una mejor adaptación a los cambiantes gustos de los consumidores.

 

En este proceso de cambio que se otea en el horizonte una de las claves se encuentra en quien dará el primer paso que permita aplicar estas nuevas tecnologías, desarrollarlas y adaptarlas al proceso industrial. En un sector hermano, el calzado, la multinacional alemana Adidas está construyendo una speedfactory altamente automatizada en la ciudad bávara de

Ansbach para producir zapatillas deportivas. Como su nombre indica, el factor clave del proyecto es la velocidad, de tal manera que las zapatillas puedan estar en  la tienda, o en los pies del consumidor, en unos plazos muy reducidos y  se puedan lanzar nuevos modelos rápidamente e incluso que se fabriquen series muy cortas adaptadas a los requerimientos de determinada clientela.

 

Es bien sabido que una zapatilla no es un vestido y que no se puede pensar a corto plazo en  una revolución en la manera tradicional de fabricarlo. Sin embargo, los avances técnicos son imparables y el mercado posiblemente esté preparado para un cambio tan trascendental. Sólo falta saber quién será el líder del proceso. Adidas ha dado el primer paso, observada por su eterna rival Nike. En el caso del vestuario ¿Cuándo tendremos una speedfactory robotizada de Inditex?

...