Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Oct 202016:02

La corona y la moda

Letizia Ortiz

 

 

Post de Nacho Espada

 

Es de público conocimiento que, desde tiempos inmemoriales, las cortes imperiales, monárquicas y de mandatarios de distintas civilizaciones han sido impulsoras de la moda.

 

Que en pleno siglo XXI, sorprendentemente, nos encontremos que es la Familia Real la que realiza un apoyo más práctico e institucional de la moda española, ¡manda bemoles!

 

Sí, amigos y amigas, echamos en falta el apoyo al Made in Spain en la moda de nuestra clase política, y que las iniciativas de carácter económico-empresarial de estos sean más que solamente anecdóticas.

 

Es de un valor impagable la gestión del valor intangible de nuestra moda que tanto los Reyes como las Princesas usen moda española, que no lujo.

 

Que vayan por el mundo institucional, nacional y transnacional, siendo bandera del producto propio, sin distinción de precios, ni de notoriedad en la marca, posibilita una mejora en la reputación que ni el apoyo de todo el ICEX.

 

Usan marcas internacionales, sí, por supuesto, y con ello incluyo las de facturación extranjera, pero se han señalado, principalmente, por cómo han acogido con naturalidad que el diseño y la innovación española no tiene nada que envidiar a la del resto.

 

Y esto es reconocido por ACME y Marca España, que son los primeros en destacar este papel. Pero no se trata sólo de reconocimiento sino de que, por vergüenza torera, se deberían promocionar políticas más reales y funcionales que las que se realizan.

 

Incluso podrían decir algunos puristas que, al fin y al cabo, viene reconocido en el artículo 56.1 de nuestra Constitución que “El Rey asume la más alta representación del Estado en las Relaciones Internacionales ,especialmente con las naciones de su comunidad histórica (...)” y que, por lo tanto, la Corona no hace ni más ni menos que representar a las empresas nacionales y a sus productos como embajadores institucionales. Bien, el rol del Rey está claramente definido pero… ¿Y el de la Reina consorte y el de sus hijas? Igualmente, no está definido y, por lo tanto, la labor que se hace desde la Familia Real en esta materia es puramente por iniciativa de la misma. 

 

Por lo tanto, doblemente valorable. Hay un gusto estético por lo nuestro, por lo creado y fabricado aquí partiendo del Primer español hasta el último ciudadano.

 

Y, sin duda, a cada marca que ha nacido en España y que busca expansión natural hacia el exterior le gustaría estar en la lista de Mango, Mango Kids, Uterqüe, Adolfo Domínguez, Lodi, Nanos, Pili Carrera, Lolita Blu o Mad Macarena y hacer productos del gusto de la Corona y gozar del escaparate nacional e internacional que supone.

 

No hablo de política… Hablo de ser y estar en el mercado. Y cualquier ayuda institucional al mundo de la Moda en forma de premios o de difusión del producto sólo puede traer excelentes réditos.

 

Espero que alguna iniciativa política partidista pueda entender que el apoyo hacia nuestra industria no sólo tiene que partir de un prisma puramente económico si no también emocional.

...