Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 201708:44

Identidad de las marcas de moda

Es algo conocido por todos que el éxito de una marca radica en la clase de relación que establece con su destinatario o consumidor. Por ello es fundamental gestionar la marca de manera  que sea visible a nuestros públicos y despertar el deseo de probarla a nuestros potenciales consumidores.

 

Gestionar los tangibles de la marca, esto es, que no puede existir una buena marca sin un buen producto pero sin descuidar los valores y el resto de los aspectos y significados de la marca.

 

Podemos destacar que distintas marcas de éxito de nuestro sector han apostado por diferentes estrategias a la hora de situarse en la mente del consumidor.

 

Custo Barcelona decidió por innovar en sus nuevas tiendas apostando por crear una atmosfera propia y determinada en los distintos puntos de venta en la misma ciudad. Busca que cada punto tenga una oferta determinada en el encuentro con un perfil determinado que compra en la zona y la arquitectura, escaparatismo, música, resentación de prendas, etc… se adecua al perfil seleccionado.

 

Gurús apelan al branding emocional como clave del éxito de las marcas en este siglo XXI, yo como no lo soy me limito a observar cómo se comportan las marcas y si aplican dicho concepto o no.

 

Con emocional  se refieren a la técnica de atrape con la que una marca capta a sus públicos a nivel de los sentidos y las emociones.

 

Todo ello con la lucha entre los distintos estrategas del branding que apelan unos a las emociones y otros que se basan en las cuotas de mercado.  Cuando la búsqueda del punto medio quizás tenga la solución. Viabilidad del modelo de la marca pero sin traicionar ni perder su identidad.

 

Lo que es ineludible es para que se consiga un branding potente de carga emocional se debe basar en una buena comunicación.

 

Estudiar al cliente de un modo profesional lleva a las firmas de moda a plantear estrategias  efectivas.

 

Patek Philippe, el clásico relojero del lujo buscó una nueva línea de productos, Twenty-4, para mujer basándolo en un branding emocional  que se posiciona para contrarrestar la tradición masculina de la firma.  Una línea basada en una campaña hacia las mujeres de alto poder adquisitivo de entre veintiocho años y los treinta y pico apelando la vida multifacética de las mujeres modernas y ricas y sus roles a lo largo de las veinticuatro horas del día.

 

Una marca que ha hecho un trabajo fabuloso es Ralph Lauren que ha conectado su idea , su identidad corporativa y de marca incluyendo numerosas submarcas dentro de su arquitectura corporativa interna. Su historia “inventada” es uno de los éxitos de un branding bien hecho.

 

Firmas flexibles ,muy visuales y por tanto visibles que han extendido la personalidad de su identidad son Abercrombie& Fitch, Gucci o Fendi...

 

Todos reconocemos las letras entrelazadas de Chanel, la L y V superpuestas de Louis Vuitton, el jugador de polo de Ralph Lauren o el logo parecido a una bandera  de Tommy Hilfiger… y ¿En España?

 

Ya veis el trabajo que se está haciendo cuando no logramos poner en nuestra lista de reconocimientos a firmas españolas. Producto de calidad pero que carece todavía de estrategias serias y profesionales de identidad de marca. Y no hablo de diseño gráfico y logos que todavía muchos gestores se creen que eso es hacer marca… por favor…

...