Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Nov 201701:36

Emprendedores en el sector de la moda y sus líneas de actuación

En una época de crisis y de destrucción de empleo una salida para los equipos ejecutivos y creativos de una gran firma de retail o lujo es la de llevar a cabo un proyecto propio con el objetivo de sobrevivir al entorno y, por qué no, conseguir un negocio de presente y futuro.

 

Sin embargo, no quiero entrar en las complejidades normales propias del lanzamiento de negocio "ex novo" y sí en las líneas estratégicas que deben formar parte de cualquier proyecto del sector.

 

En primer lugar, debe de abogar por un modelo marcadamente internacionalista. El concepto de transformación de mentalidad localista a una transnacional. Sobrevivir vendiendo sólo en España se ha convertido en algo muy arriesgado y la vocación de negocio ha mutado a la idea de presencia internacional viable y sostenible. Y, realmente, es que el cambio de porcentaje de las ventas de los grupos de moda nacionales entre territorio español y áreas exteriores es más que palpable.

 

Que ese crecimiento sea paulatino y sostenible porque ser temerario e intrépido, lo que viene a ser una planificación agresiva alocada, en la mayoría de las ocasiones desemboca en fracaso, independientemente del músculo financiero con el que se cuente.

 

En segundo lugar, apostar por más canales o plataformas de venta, apostando cómo no por el comercio electrónico (llevamos más de diez años experimentando y evolucionando dichos proyectos) y que ahora comienzan a mostrar resultados positivos.

 

En tercer lugar, tener en cuenta como ejes fundamentales de los proyectos el estudio del suministro, logística y distribución.

 

En cuarto lugar, que nuestro proyecto deben y van a generar empleo directo o indirecto, como beneficios, ojalá, a sus promotores y gestores sin que colisionen sus respectivos intereses.

 

En quinto lugar, un emprendedor en situación de crisis, sobre todo, debe de afrontar el reto con ilusión y esperanza. Y el concurso de los creadores, ejecutivos y trabajadores es la única formula de éxito continuado y de no depender de subvenciones y ayudas.

 

Y es cierto que hay numerosos factores que no dependen de nosotros si no de los otros actores del sector, privados e institucionales, y sus políticas económicas permiten que fluya el crédito a las pymes...o por lo menos debería de ser la prioridad de todos ellos.

 

Los grandes grupos empresariales del sector pueden apoyar económicamente proyectos de pyme, ayudarles a abrir negocio y existen casos de éxito que son así. Así como permitirles, a su vez, que no pierdan ni independencia ni frescura.

 

Todo ello conlleva un cambio de mentalidad empresarial entre nosotros, mucho trabajo, especialización en la apuesta creativa y productiva y pensar que la economía de mercado no es una ciencia exacta y que contiene muchos riesgos que son inherentes a cualquier proyecto.

 

Si no contamos el músculo financiero necesario tendremos que recurrir también a los business angels que tienen lo que nos hace falta, y tal vez, hay que comprender que sacrificar parte de nuestra independencia nos va a permitir, ahora, acceder al mercado. Ya habrá tiempo de recuperar la parcela cedida.

 

Por lo que es necesario, que antes de ponernos en el día a día de nuestro proyecto, marcarnos las líneas estratégicas propias de cualquier modelo estructurado y profesional.

 

Ser conscientes de que cometer errores forma parte del periodo de aprendizaje.

...