Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

26 Ene 202106:50

La cuadratura del círculo

 

La cuadratura del círculo

 

 

No sé a vosotros, pero las conclusiones a las que ha llegado el Comité de Auditoria Medioambiental del Parlamento británico sobre el impacto del modelo de la moda me parecen preocupantes. Y no lo son por desconocidas, sino por la rotundidad de sus afirmaciones.

 

Cito literal del artículo publicado en Modaes el pasado 31 de enero “la industria de la moda del país, que se rige por el sistema fast fashion, es explotadora e insostenible”.” Es un modelo de negocio que motiva al sobre consumo, genera un exceso de residuos y fomenta el empleo de salarios bajos”.” El actual modelo de explotación y daño medioambiental de la moda debe cambiar”.

 

Duro y directo. 

 

La esperanza la encontramos en que, como ya se empieza a oír en algunas reuniones, “quizás” este modelo esté agotado y haya que actuar. La cuestión es siempre por dónde empezar y cómo salir ileso, o al menos con pocas heridas, de la transformación del modelo.


Desde hace unos cuantos posts vengo insistiendo en que todos, a nivel personal, de marca o de compañía debemos reinventarnos, no solo porque el mundo tiende siempre a la evolución natural, sino que las actitudes, aspiraciones y acciones de todos los actores de la cadena de valor de nuestro sector están transformándose.

 

 

 

 

La reinvención que nos están exigiendo la sociedad y nuestros consumidores es repensar el ciclo completo y trabajar sobre los múltiples lados de una figura geométrica hipercompleja. Tenemos un modelo insostenible en lo conceptual, en lo económico y en cuanto a impacto en la sociedad. La moda va perdiendo paulatinamente su atractivo mientras modelos y sectores disruptivos ocupan su posición.

 

Y no entendamos este mensaje como una invitación al pesimismo, al contrario, entendamos la oportunidad que se presenta al sector, conozcamos en profundidad las amenazas y los retos por alcanzar y el impacto de las inversiones económicas y humanas.

 

El pasado martes, en el Barcelona Fashion Summit que promueve Modaes, se dio un primer aviso con ponencias brillantes. Es necesario seguir dando pasos para que la moda española lidere la transformación hacia un nuevo modelo atractivo, memorable, rentable y sostenible. Es necesaria la implicación y la corresponsabilidad de todos los actores en la búsqueda de soluciones, fabricantes, marcas, retailers, consumidores y organizaciones.  Cuanto más tardemos peores serán las consecuencias para todos.

 

En mi humilde opinión, intentando simplificar me centraría en buscar alternativas y soluciones eficientes a la gestión de Consumidores - Valor - Procesos y Sostenibilidad. 

Actuemos ya para resolver la cuadratura del círculo, o como se suele decir, cualquier competidor lo hará  por nosotros.

...