Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Oct 202022:06

‘Connecting the dots’

‘Connecting the dots’

 

 

Suele decirse que dos noticias juntas siempre se entienden mejor.

 

Hoy ha sido un día de estos. Preparando cursos y conferencias para los próximos meses, los posts y las noticias han ido alineándose corroborando el temario a preparar. Las diversas fuentes incidían con mayor o menor fuerza en la necesidad de repensar los modelos de negocio, de arriba abajo y de izquierda a derecha, y las empresas de moda no serán ajenas a esta situación, ya sean verticales, retailers o multimarca en mayor o menor tamaño.

 

Vayamos por partes: ‘Connecting the dots’

 

Implementada correctamente, la transformación digital aumenta los ingresos y transforma la experiencia del cliente, las operaciones y los procesos comerciales. Cuando se administra mal, las empresas corren el riesgo de volverse obsoletas”.  (Webinar organizado por MIT Sloan Management Review y Cap Gemini.)

Los principales frenos a los que se enfrentan las compañías y marcas al transformarse digitalmente serían tener expectativas poco realistas, pensando mucho en tecnología y poco en transformación digital de la propia organización. La necesidad de desarrollar el talento interno o captarlo externamente para afrontar dicha transformación. Existencia de silos aislados que dificultan la integración y la falta de cultura digital que retrasan la implementación. Y por último, la competencia constante al enfrentarnos a clientes digitales y a competidores pure players, nos debe obligar a elevar constantemente el listón de experiencia del cliente.

 

 

 

 

Sin embargo, “solo el 3% de las pymes considera prioritaria la digitalización. Apenas un 19% cuenta con un plan estratégico para abordar ese proceso. La inversión media al año no supera los 10.000 euros al año.” (Cinco días 26-09)

 

Esos eran los titulares de un estudio realizado por SAGE a una base de 1.700 entrevistas en Pymes españolas. Tres claves fundamentales por retener, no querer entender que el futuro de la interrelación con clientes internos y externos pasa por la digitalización, no disponer de un plan estratégico para abordar la transformación digital y por ende la supervivencia de la marca y por último la baja inversión asignada a un activo de futuro fundamental.

 

“El retail español suspende en omnicanalidad. Según un estudio de Prodware, sólo el 4% de los retailers españoles alcanza el grado más alto de omnicanalidad, frente al 20% que presenta un nivel básico” (Inforetail 26-09)

 

 

 

 

¿Si nuestro cliente tiene un laberinto creciente de posibles puntos contacto con nuestra marca, seguimos pensando que trabajando un canal básico es suficiente?

 

Y, por último: “Amazon abre en Nueva York una tienda con los productos mejor valorados” (Fashion network France 28-09)

 

Es decir, Amazon ya no sólo vende en sus tiendas físicas las recomendaciones en libros y tecnología, sino que abre en el Soho el concepto “4-star” con productos de marca propia y de otras marcas según la valoración realizada on-line. No sólo eso, categoriza la oferta a productos seleccionados “populares en Nueva York” y aplica una política de fidelización aplicando precios exclusivos en el punto de venta físico a sus clientes Prime.

 

Si a eso le añadimos, la irrupción hace unos días de una nueva marca propia en moda deportiva y los planes, aun no confirmados, de la apertura de 3.000 tiendas Amazon Go en los próximos 3 años me parece que estamos cerca de una tormenta perfecta.

 

 

Como conclusión, el futuro es hoy, es necesario empezar a conectar ya los puntos de la transformación de las empresas de moda.

 

Prioridades, planificación, personas, inversión, memorabilidad, foco en el consumidor y talento interno o ayuda profesional externa, o aceleramos con criterio o los riesgos de desaparecer serán cada día mayores.

...