Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Sep 201706:38

Colecciones, ¿De moda o de productos?

 

 

Cada vez que me enfrento a una nueva colección, bien sea para una firma de moda o bien para una marca industrial,  el objetivo es el mismo: generar la mayor rentabilidad posible para la compañía. Y hablo de rentabilidad y no de ventas porque cada producto de la colección tiene una misión que cumplir y  debe venderse en la proporción deseada.

 

Las colecciones que llegan al punto de venta están compuestas de productos coordinados y expuestos por temas estilísticos que hacen referencia a las tendencias del momento, de una manera más o menos intensa según el posicionamiento de la marca en relación a la competencia, el segmento del sector en el que operan y  el mercado objetivo. En relación a estos valores y en la proporción que requiere según la estrategia que tenga la compañía, los productos se clasifican y desarrollan como productos básicos y esenciales, productos de temporada y productos moda.

 

Los productos básicos y los productos esenciales son los que tienen una mayor variedad, derivada del desarrollo de materiales, colores y tallas que se le da a cada artículo, así como del volumen de compra. Van asociados a una estrategia de precio y volumen y son productos que no están sujetos a modas, son artículos de fondo de armario.

 

Los productos de temporada son los que responden a las exigencias del mercado. Son artículos con una menor variedad, un mayor contenido del componente moda y en consecuencia, un ciclo de vida más corto.

 

Los productos moda son los artículos de imagen. Con una fuerte orientación a la tendencia son los artículos principales en la presentación de la colección de moda, de la que saldrán los temas estilísticos para la posterior presentación de la totalidad de los productos coordinados entre sí y expuestos en el punto de venta.

 

Encontrar el equilibrio entre la innovación, lo comercial y lo básico,  hace que el nivel de riesgo de aumentar costes por la diversidad de la oferta sea menor generando una mayor rentabilidad.

 

Surgen así colecciones centradas, con una oferta racionalizada basada en la definición precisa de la clientela final, con la innovación necesaria del producto que permite la diferenciación respecto a la competencia, el control de los costes y la exigencia en el nivel de servicio para evitar invendidos (productos que no han llegado en la fecha adecuada al punto de venta).

 

 

En el próximo post hablaremos de:

 

“Diseño e Investigación”

...