Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

11 Dic 201718:18

Un cambio global y de impacto para la industria textil

Un cambio global y de impacto para la industria textil

 

 

En el artículo anterior analizábamos la actualidad de la industria de la moda respecto de su sostenibilidad y responsabilidad social, a través del informe Pulse of the Fashion Industry de Global Fashion Agenda y The Boston Consulting Group. Una vez adentrados en este importante proceso del sector, no quiero perder la oportunidad de visualizar el escenario para el cambio y las acciones concretas que se plantean. Acciones que, puestas en marcha, harán que la industria de la moda sea cada día más sustentable y socialmente responsable.

Para una mejor interpretación de la situación que estamos analizando les recomiendo leer el artículo anterior: Moda sostenible y responsable.

 

El escenario para el cambio

Con el fin de aprovechar la enorme oportunidad para la economía mundial y salvaguardar la rentabilidad futura, la industria debe tomar dos tipos de medidas. La primera implica acciones concretas, pragmáticas, que ya son económicamente viables y que actualmente ponen en práctica las empresas líderes del sector.

 

La segunda consiste en dos saltos hacia el futuro: innovar con los emocionantes desarrollos que se están explorando en los centros de investigación e instalaciones experimentales y colaborar para impulsar el cambio más rápido y con mayor impacto a través de todo el sector.

 

Para guiar este trabajo, el informe presenta un escenario para el cambio que apoyará el crecimiento inteligente de la industria al establecer una serie de metas, cada una de las cuales combina acciones inmediatas con otras disruptivas que dependen de la innovación y la colaboración.

 

Ambiental • Reciclado de ciclo cerrado – sin pérdida de valor, por ejemplo, una prenda reciclada por cada prenda producida. • Mezcla de materiales sustentables –fibras 100% sostenibles con baja huella, por ejemplo, reemplazando el algodón convencional. • Reducir la huella de energía –consumo de energía minimizado y 100% de neutralidad de carbono. • Optimización del agua y sustancias químicas –sin sustancias químicas peligrosas y sin contaminación del agua. • Producción según demanda –no sobreproducción.

 

Social • Nuevo equilibrio de la economía industrial –remuneración justa y equitativa y desarrollo de capacidades para todos los trabajadores. • Excelencia en salud y seguridad –lugares de trabajo 100% seguros que fomenten el bienestar y la moral. • Defensa de los derechos humanos –sin abusos y defensa de los derechos humanos. 

 

General • Transparencia y trazabilidad –visibilidad total del desempeño y las condiciones en el suministro de todos los niveles. • Participación del consumidor –información completa al consumidor sobre el impacto del ciclo de vida de una prenda, a nivel ambiental y social. • Nuevos modelos de negocios –utilización total de los productos de moda adquiridos. 

 

Avanzar hacia estas metas será muy importante para aprovechar la oportunidad de lograr el beneficio económico para la economía mundial. Por contraste, mantenerse en el camino actual pondrá a la industria en riesgo de incurrir en costos significativamente más altos. Las evaluaciones de modelos de negocios con medidas de sostenibilidad, junto con una variedad de demostraciones conceptuales, muestran que mejorar el impacto de una marca de moda no necesariamente debe ocurrir en detrimento de la rentabilidad y esto es sin calcular el efecto positivo sobre la gestión de riesgos y la construcción de la marca.

 

 

El regulador como amplificador

Los reguladores también tienen que desempeñar su papel. Hasta ahora, además de los salarios mínimos y las sustancias químicas, la moda ha enfrentado pocas intervenciones regulatorias. Pero esto podría cambiar –y de repente—si la opinión pública comienza a culpar a la industria de la moda por el déficit de sustentabilidad.

 

Es mucho mejor para la industria tomar las riendas y virar favorablemente hacia los cambios necesarios. Esto no solo se adelantaría a las restricciones unilaterales, sino que podría generar normativas de soporte que refuercen los objetivos de sostenibilidad e incentiven el cambio.

 

 

El consumidor con poder para inclinar la balanza

El poder de inclinar la balanza también está en los consumidores y los estudios demuestran que en la actualidad son más sensibles a las preocupaciones ambientales, sociales y éticas que los consumidores de las décadas pasadas.

 

Las marcas de moda previsoras pueden unir sus fuerzas a los consumidores en una puja a largo plazo por mejores prácticas y transparencia en la cadena de valor. Y a través de la educación, la información y los incentivos, los consumidores pueden gradualmente cambiar sus hábitos de consumo de moda para reducir su propia huella.

 

 

Colaboración e innovación a una escala sin precedentes

Hasta ahora, las marcas seleccionadas han demostrado un compromiso impresionante y han logrado enormes avances. Las mejores prácticas están disponibles en todos los segmentos de la industria y están emergiendo innovaciones sustanciales. Aplicar e implementar todo esto será muy importante para mejorar el impacto de la industria. Pero esto no será suficiente. Un esfuerzo colectivo con masa crítica permitiría a la industria avanzar en las metas más importantes, tales como un estándar unificado para el reciclaje. 

 

Un esfuerzo como tal necesitaría una agenda unificada con metas claras. Sería liderado por las grandes marcas de la industria, que se ha demostrado que están adelantadas en el juego cuando se trata de problemas ambientales y sociales. La clave es establecer un ecosistema que aliente a todas las partes de la industria a colaborar en los principales asuntos. Iniciativas de múltiples interesados, actuando más allá de los intereses comerciales, pueden ofrecer una guía y promover la cohesión. Pero el conjunto disperso y fragmentado de iniciativas, membresías, certificaciones y demás puede ser confuso para las marcas, los proveedores, los innovadores y los contribuyentes. La consolidación es inevitable para concentrar tiempo, energía y dinero. 

 

Un cambio sistémico con una mirada al futuro

Con la industria unida alrededor de una agenda para el cambio, se puede impulsar el cambio sistémico necesario y trabajar conjuntamente en la innovación disruptiva. A medida que emergen ideas prometedoras, las empresas pueden apoyar los programas piloto y luego ampliarlos para alcanzar la viabilidad comercial. Dichas inversiones colectivas reducirían los costos y permitirían las magnitudes necesarias para “mover la aguja”, tal como se puede ver en otras industrias donde estas prácticas son comunes. 

Desde sus comienzos –ciertamente desde el desarrollo de los mercados de moda masiva—la industria de la moda siempre ha tenido su mirada puesta en las líneas de indumentaria que se lanzarían la próxima temporada. En el contexto de un mundo cuyo paso está marcado por temporadas alteradas por la “pesada mano” del hombre, la industria debe mirar aún más adelante en el futuro. 

...