Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

10 Abr 202001:52

Nueva prioridad estratégica de la moda: el aprovisionamiento sostenible a escala

Nueva prioridad estratégica de la moda: el aprovisionamiento sostenible a escala

 

 

He querido comenzar este artículo con un breve párrafo extraído del reporte analizado en el post anterior porque considero que describe el sentir de los profesionales del sector y la realidad actual de la sostenibilidad en la industria textil y de la moda.

 

“Nuestras conversaciones con los ejecutivos de la industria de la indumentaria apuntan a un creciente reconocimiento de que se necesita una mayor estandarización para alinear la industria, informar al consumidor y con ello lograr la sostenibilidad. Un ejemplo de esta afirmación es lo que precisaba David Savman, Director General de Producción Global de H&M, quien dijo lo siguiente: Los temas de sostenibilidad son complejos... y son difíciles de simplificar. Como industria, tenemos que trabajar para comprender claramente la situación en su totalidad y colaborar con las distintas partes interesadas a través de diferentes paradigmas para comprometernos de manera significativa con este objetivo".

 

 

¿Por qué el aprovisionamiento de moda sostenible es una necesidad?

Creo que a esta altura de las circunstancias, absolutamente todos tenemos claro que la pregunta ya no gira en torno a si hay que hacerlo o no hacerlo. Más bien, el interrogante es cómo hacerlo para poder escalar la sostenibilidad social y ambiental en el aprovisionamiento de la moda.

 

 

 

 

La moda sostenible se está imponiendo rápidamente entre los consumidores, ha empezado a convertirse en un verdadero motor de las decisiones de compra y es muy probable que sea fundamental para el éxito competitivo de todas y cada una de las marcas de la moda en un futuro próximo.

 

En función de seguir siendo rigurosos con los datos, prefiero utilizar los verificados por la consultora internacional en el mismo reporte que estamos analizando. McKinsey confirma que el mejor indicador de la creciente preocupación pública sobre el tema sostenibilidad es el registro de búsqueda de las palabras claves asociadas a esta materia en Internet. Por ejemplo, la búsqueda de las palabras claves "moda sostenible" se ha triplicado entre los años 2016 y 2019. Las visitas al hashtag #sustainablefashion de Instagram se quintuplicaron entre 2016 y 2019 tanto en Estados Unidos como en Europa. Esto es un indicador de que la moda sostenible se está convirtiendo en parte de un movimiento más amplio, impulsado, entre otros, por la preocupación, el activismo y el creciente poder adquisitivo de los consumidores de la Generación Z.

 

 

Un marco regulatorio más apropiado

Durante este tiempo, la acción política ha ido cambiando el marco en el que operan las empresas del textil y la indumentaria con regulaciones que se han vuelto más estrictas. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, adoptados en 2015, son ahora el marco central que guía la implementación de las estrategias de sostenibilidad.

 

La Declaración de Líderes del G7 de 2015 acordó "promulgar estándares de debida diligencia para toda la industria en el sector textil y de prendas de vestir confeccionadas" que impulsó la Guía de debida diligencia para la industria textil y del calzado de la OCDE de 2017. Más recientemente, la cumbre del G7 de 2019 marcó el comienzo del Pacto de la Moda, donde 32 grandes empresas de indumentaria acordaron una serie de objetivos compartidos de sostenibilidad medioambiental.

 

 

 

 

La acción multilateral en materia de prendas de vestir sostenibles ha ido acompañada de medidas de los propios gobiernos nacionales en los principales países productores y mercados de consumo. Por ejemplo, China continúa endureciendo sus políticas ambientales como parte del 13º Plan Quinquenal 2016-2020. En Francia, se espera que una ley de economía circular entre en vigor en 2021 y prohibirá a las empresas de confección destruir el exceso de existencias. Y en Turquía, la campaña "Basura Cero" se extendió a los productos textiles en 2019. Hay iniciativas similares en curso en muchos otros países.

 

 

La meta: establecer un lenguaje común para la moda sostenible

Es probable que la sostenibilidad sea uno de los temas predominantes en la industria de la moda en la actualidad y en mayor medida lo será en los próximos años pero por sobre todo ello, es un asunto complejo y multifacético. Para empezar, no hay un lenguaje común para definir la moda sostenible. Aunque iniciativas como el Índice Higg de SAC han marcado un punto de partida en este sentido, todavía sigue siendo difícil para los profesionales de la industria hablar de sostenibilidad con un vocabulario compartido y mucho menos forjar un entendimiento conjunto.

 

 

 

 

Además, la sostenibilidad abarca una amplia gama de temas. Las afirmaciones sobre sustentabilidad pueden referirse a diversas materias y múltiples aristas, desde proyectos individuales o colecciones cápsulas hasta estrategias de sostenibilidad corporativas completamente integradas. Por lo tanto, no es de extrañar que los propios consumidores no tengan una idea clara respecto de lo que representa realmente la moda sostenible. Los jóvenes consumidores no están seguros de lo que significa la sostenibilidad en moda o cómo identificar y categorizar a las marcas o los minoristas más sostenibles.

 

La tecnología deberá determinar el grado exacto de sostenibilidad de una prenda

Los consumidores entrevistados en el reporte demandan más y mejor comunicación por parte de las propias empresas de la moda. La amplitud y complejidad de la sostenibilidad no puede ser comunicada al consumidor en términos de precio, talla o material de la prenda; se deben encontrar formas más simples para señalar claramente el grado de sostenibilidad de la prenda y su perfecta trazabilidad.

 

Por otro lado, el 56% de los responsables de sourcing de los líderes mundiales de la moda están de acuerdo en que el abastecimiento responsable y sostenible se considere un objetivo clave para alcanzar el éxito en el mercado. En consecuencia, esta pauta se posiciona dentro del “top 10”de las de mayor prioridad en la agenda de los directivos de la moda de hoy en día.

 

Ante este análisis de situación y los argumentos esgrimidos, se puede confirmar sin temor a equivocarnos que la nueva prioridad estratégica de la moda es lograr que su aprovisionamiento se vuelva sostenible a escala.

...