Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Jun 201910:40

El punto de equilibrio en la ‘neo relocalización’ de la moda

España reafirma su tirón en la producción en proximidad con ascensos en la actividad y el empleo

 

 

 

La producción en Asia ya no es tan rentable como antes. Los salarios de los trabajadores de las fábricas en toda Asia han aumentado. En algunos mercados de producción en cercanía de USA y Europa, la brecha con los costos de la mano de obra asiática no solo se ha ido reduciendo, sino que en muchas tipologías de producto ha desaparecido. No obstante, la actual falta de trabajadores formados en el sector o la carencia de habilidades técnicas de los actuales, y la mermada capacidad productiva están impidiendo un cambio rápido en el camino del sourcing y la producción hacia lo que personalmente he denominado la

neo relocalización de la moda.

 

Con el objetivo de confirmar fehacientemente esta información sobre los costos, todos los ejemplos compartidos en este artículo provienen del reporte Is apparel manufacturing coming home? de la consultora internacional McKinsey que venimos analizando en los artículos anteriores. Les recomiendo leer este artículo para una mejor interpretación del proceso: La neo relocalización de la moda

 

Menor brecha entre los costos asiáticos y los de “cercanía”

En 2005 los costos de mano de obra en China eran una décima parte de los de los Estados Unidos; hoy en día, son aproximadamente un tercio. Si tomamos a México como ejemplo de un mercado de producción en cercanía para los Estados Unidos: hoy en día, en muchas tipologías de producto, ofrece costos de mano de obra promedio de manufactura más bajos que los de China. Mientras que el desarrollo en los países de cercanía para el mercado de Europa Occidental se está moviendo en una dirección similar, los costos de mano de obra siguen siendo más altos que los de China, pero la brecha se está reduciendo. Por ejemplo, en 2005 el costo de fabricación por hora en Turquía eran más de 5 veces superiores a los de China, este factor disminuyó a sólo 1,6 veces en 2017.

 

 

 

 

Producir en cercanía no es igual a producción local

En la actualidad, incluso desde la perspectiva de los precios de importación, la producción en cercanía puede ser económicamente viable en ciertos casos, sobre todo gracias a los ahorros en fletes y aranceles. Continuando con los ejemplos, una empresa de moda estadounidense que traslada la producción de jeans básicos de China a México puede mantener o incluso aumentar ligeramente su margen, aun sin tener que venderlos a un precio más alto.

 

Para Europa, los costos unitarios siguen siendo significativamente más bajos cuando se compra en Bangladesh, pero la relocalización de China a Turquía ya es económicamente viable. Sin embargo, el hecho de trasladar la producción a los EE.UU. o a Alemania no supondrá un punto de equilibrio. Lo que significa que, si bien es atractivo desde el punto de vista del costo en destino que la producción se acerque, es menos atractivo que la manufactura de prendas de vestir vuelva a ser local.

 

Velocidad y agilidad para recuperar margen

Estas consideraciones por sí solas constituyen un sólido argumento inicial para explorar la oportunidad de la producción en cercanía. Las decisiones sobre la futura huella de producción de cada tipo de producto deben basarse en dos criterios principales: la reducción de costos de la producción en cercanía y el valor comercial de reducir los plazos de entrega.

 

 

 


Los plazos de entrega más cortos tienen un alto valor comercial para los artículos de tendencia. A medida que una empresa introduce los artículos en las tiendas más rápidamente, podrá probar y escalar más estilos. No sólo podrá aumentar los volúmenes de ventas y las tasas de venta, sino que también podrá reducir los niveles de inventario y mitigar la reducción de márgenes resultantes de las rebajas y las liquidaciones.

 

La economía de la producción en cercanía, por lo tanto, se vuelve aún más atractiva si se consideran las mayores tasas de venta a precio completo, posibilitadas por el modelo de la pronto moda o fast fashion.


Nota: la reducción del margen es el mayor problema que tienen las marcas y el retail de la moda actualmente. Lo analizamos exhaustivamente en este artículo anterior - La moda apuesta por la velocidad para recuperar margen - y Silvia Riera lo hace con agudeza en esta nota: ¿Menos margen para la moda? Bangladesh presiona aún más a los gigantes del sector.

 

 

 

 

Mayor costo en cercanía compensado por aumento de venta

El análisis sugiere que un aumento de 5 puntos porcentuales en las ventas compensaría los mayores costos de mano de obra. Los costos se están igualando, incluso en los desplazamientos de los países de bajo costo a los mercados de cercanía. Un requisito previo para alcanzar el objetivo, como se explica a continuación, es superar el reto de la capacidad de producción en los mercados de cercanía y local.

 

El análisis de la combinación entre costos de producción en cercanía y local con el valor comercial añadido al reducir los plazos de entrega modelo por modelo requiere una evaluación en dos etapas.

 

El primer paso es determinar el aumento de venta requerido para llegar a un punto de equilibrio de la producción en cercanía basado en la intensidad de la mano de obra, los costos laborales y el precio final de la prenda. Por ejemplo, una prenda compleja que necesite unos 60 minutos de trabajo manual requeriría un significativo aumento de 6,1 puntos porcentuales de la tasa de venta a precio completo para alcanzar el margen de equilibrio si la producción se trasladara de China a cercanías de Estados Unidos. No obstante, para una prenda básica que requiere menos mano de obra, la relocalización a cercanía del mercado americano se haría bajo un costo competitivo en comparación con el de China, sin necesidad de mejoras adicionales en la venta.

 

 

 

 

El segundo paso consiste en evaluar la viabilidad de alcanzar el punto de equilibrio sobre la base de las ventas y la volatilidad histórica, en las que una mayor volatilidad histórica implica un mayor margen de mejora y una ventaja adicional por el aumento de las ventas.

 

 

La ‘neo relocalización’ ya comenzó

Cuando la consultora preguntó a los responsables de las empresas líderes del sector a acerca de los planes para trasladar volumen de producción a los orígenes cercanos a los mercados de comercialización, incluso los actores con niveles muy bajos de producción en cercanía hoy en día, anticiparon un traslado de más del 10% del volumen total del aprovisionamiento a la producción en cercano.

 

Como veremos en el próximo artículo, a la perspectiva de una mayor rentabilidad hay que enfrentarla a las ventajas y a la problemática específicas de cada país. Además, deben tenerse en cuenta los mayores costos internos derivados de la adopción de un modelo de aprovisionamiento más complejo con un mayor número de países de origen”.

¡Aquí nos volveremos a encontrar para seguir analizando la neorelocalización de la moda!

...