Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Jun 202021:31

Marcas emergentes: el motor del cambio

Marcas emergentes: el motor del cambio

 

 

Hace unas semanas asistí en Nueva York al Consensus Great Brands Show: en resumen, una presentación de marcas emergentes que buscan financiación. Me pareció interesante convivir por unas horas en un ecosistema formado por emprendedores y banqueros.

 

Dos conclusiones: empiezo por la segunda, que, aunque no tiene conexión con lo que comento después llama la atención: la mayoría de nuevos emprendedores en el sector de la moda que consiguen inversión vienen del mundo financiero. Tienen una buena idea y la saben encapsular de forma atractiva para invertir.

 

Pero la conclusión más relevante es que las marcas emergentes en nuestro sector, al menos en Estados Unidos, tienen todas el mismo perfil: son disruptivas, nacen online, ofrecen valor al consumidor (concepto anglosajón de ‘value’ que no significa barato) y acostumbran a ser mono-producto (o mono-categoría). Dejarme poner algunos ejemplos: Warby Parker en Óptica, Allbirds en Calzado Deportivo, Nadaam en Cashmere, Glossier en Cosmética o BKR en Botellas de agua.

 

Pues resulta que cuando todos estábamos convencidos de que la tienda física iba a desaparecer de forma irremediable, llegan estas marcas, nacidas on-line, y empiezan a abrir puntos de venta. Solo por poner un ejemplo: Warby Parker ya va por 75.

 

 

 

 

Lo que está pasando es muy interesante:

 

-Estas marcas tienen un mensaje muy claro.

 

-No entienden los canales de venta de forma separada, para ellos solo hay un consumidor que interacciona con la marca igual on y off-line, la cuestión es como activarlo. Por cierto, os invito a hacer un ejercicio: preguntar a diferentes generaciones de nuestro sector que entienden por ‘omni-canalidad’, veréis que divertido.

 

- Necesitan el punto de venta físico por muchos motivos: para incrementar la lealtad a la marca, para aumentar el rango de productos, para hacer crecer la base de clientes o simplemente para activar una promoción.

 

Y como les da igual donde se hace la venta, la tienda física se puede convertir en un centro donde tener una ‘experiencia’ con la marca. Y ese es el futuro del punto de venta.

 

Me gustaría cerrar con un ejemplo que me llamo muchísimo la atención: Bedgear

 

-Nacen vendiendo almohadas (no muy ‘sexy’, es verdad).

 

-Mensaje claro: ‘Performance Bedding’ + solo 1 producto.

 

-Desarrollan un concepto totalmente omnicanal: Clara conexión on/offline (de nuevo completan el círculo de la experiencia con el producto).

 

-Sus tiendas se parecen más a las de Apple que a una de muebles tradicional.

 

-Están en plena expansión: Con cientos de tiendas en USA y expandiéndose internacionalmente.

 

-Lanzando nuevos productos, como colchones.

    ...