Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Dic 201712:13

Sin transparencia no hay futuro para el lujo

Kelly Hermès transparente

 

He tenido la suerte de representar al Círculo Fortuny en el séptimo Prestige Brand Forum organizado por el Ceibs en Shanghái. El Círculo Fortuny ha sido patrocinador junto con el resto de asociaciones pertenecientes a Eccia, donde están también Altagamma, Meisterkreis y Walpole.

 

En primer lugar, quiero destacar el enorme orgullo que ha supuesto para mí poder poner al lujo español en el lugar que le corresponde. He tenido la oportunidad de hacer ver ahí que no sólo hay marcas de lujo francés o italiano, sino que también existen marcas españolas de lujo. He compartido con un cualificada audiencia de más de 500 personas que, en España, no sólo tenemos las materias primas de la más alta calidad, los mejores artesanos y un brillante talento creativo sino que también tenemos varias empresas que empezamos a ser conscientes de lo importante que es ser marca para ser alguien en el mundo del lujo mundial.

 

Del mismo modo, he podido comprobar en primera persona, visitando las maravillosas tiendas de lujo de Shanghái, todo el revuelo que está causando el tema de los cambios de precios de las marcas de lujo. Para empezar, Gucci no ha rebajado un 50% de forma permanente sus productos como algún medio ha comentado. El 50% de descuento hace referencia al inicio de las rebajas de la temporada anterior, porque quieren liquidar los stocks del antiguo diseñador. Por otro lado, parece ser que la única marca que ha bajado algunos precios, que no todos, de sus artículos de moda y marroquinería de la colección permanente ha sido Chanel. El resto de marcas parece que lo que están haciendo es bajar los precios de sus colecciones temporales, pero no de sus colecciones permanentes o icónicas.

 

Bajar precios de un icono es una decisión muy complicada, y así se ha manifestado ya Hermès. ¿Por qué va a valer menos mañana un Birkin que hoy? ¿Por qué voy a tener que vender más caro a mis clientes europeos porque haya bajado el euro? Aquellas marcas que tienen un peso más importante de las colecciones temporales pueden ir ajustando los precios entre Europa y Asia de una forma paulatina, pero las las marcas que trabajan más sobre piezas icónicas lo tienen mucho más difícil sin crear frustración al cliente.

 

Por otro lado, conocimos que los chinos, que son la principal clientela mundial del lujo con un 30% de cuota de mercado, compran un 70% fuera de su país y un 15% a través del mercado gris instrumentado a través de Daigou. El cliente chino es un gran conocedor del lujo y no le gusta pagar más por ello. Así me enseñaron una aplicación que da el precio de cualquier artículo de lujo en diferentes ciudades del mundo para poder elegir donde viajar a comprarlo. O me comentaron el gran flujo de turistas chinos que hubo en diciembre a Moscú la semana que cayó el Rublo y las marcas tardaron en reaccionar subiendo los precios. Durante una semana, Moscú fue la capital del lujo más “barata” del mundo.

 

Una solución que podría solventar estos temas y dar más trasparencia al mercado de lujo es que los precios estuviesen siempre marcados en euros en todos los países del mundo y que el cliente, al pagar, pudiese elegir en qué moneda pagarlos, en euros o en el cambio del momento en moneda local. ¿Están dispuestas las marcas a ser así de trasparentes, renunciando a este margen adicional, o el desarrollo de internet les forzará?

...