Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Dic 201711:01

La clave del éxito: un creativo y un gestor

 

 

En las últimas semanas se han venido produciendo múltiples cambios en las empresas de moda y lujo tanto en posiciones de directores creativos o artísticos como en puestos de las cúpulas directivas.

 

En el mundo de la moda, y mucho más en la industria del lujo de hoy en día, es imprescindible la combinación de las dos figuras para lograr el éxito. Parejas ya míticas como Marc Jacobs e Yves Carcelle en LV han llevado a las marcas a la cima del éxito. En muchas ocasiones pensamos que con el fichaje de un importante nombre valdrá para relanzar la marca pero dado que su papel es diferente y que su visión de la vida mucho más, esto no siempre ocurre.

 

El más célebre cuadro de Rafael “La escuela de Atenas” nos puede servir como una perfecta inspiración para la gestión de hoy en día de las empresas de lujo: mientras Platón señala el cielo significando el momento de la creación en contacto con Dios; Aristóteles señala el suelo haciendo referencia a su realismo sustancial y racional basado en la experiencia.

 

El éxito radica en juntar ambas visiones, una mente creativa que cree para la marca y una mente racional que gestione el negocio hasta los más altos objetivos. La parte creativa en una marca de lujo puede ser la creación pura de nuevos modelos, pero en la mayoría de los casos de empresas de lujo, la creación está inspirada en el pasado de la marca o ligada con el arte contemporáneo como magistralmente ha hecho Marc Jacobs para LV.

 

Del lado Aristotélico están los CEO que deben gestionar este desbordante talento creativo dentro del marco de la marca. Esto se logra gracias al modelo de negocio altamente verticalizado que ha desarrollado la industria del lujo.

 

Por el contrario, la moda rápida ha podido apalancarse solamente en la excelencia de la gestión dejando el diseño a la inspiración en otras marcas o a seguir las tendencias de la calle de una forma muy rápida, eficaz y con una relación precio calidad excelente.

 

En España ha habido muchos y muy buenos creadores que han iniciado la aventura de emprender para crear su propia marca pero que han sufrido la dura competencia y no han logrado convertirse en marcas globales y rentables, cuando, sin duda tenían, mejor dicho tienen potencial para desarrollarse.

 

Uno de los retos más importantes que tienen los creadores españoles de moda y lujo es profesionalizar la gestión, pero no de una forma independiente mas buscando las sinergias entre ambos roles. No se puede crear estando preocupado por la organización de la empresa, las finanzas, la financiación, la fabricación, los múltiples detalles del retail…

 

Más sencillo resulta cuando la marca trasciende a su creador y se puede aplicar esta fórmula de éxito a marcas de lujo y moda españolas que empiezan a desarrollar un futuro más que esperanzador como DelPozo.

 

Esta combinación es la clave del éxito, no solo por fichar al mejor creativo se va a llevar a una marca al liderazgo ni fichando tampoco al mejor CEO. Hay que combinar ambos talentos en una coctelera y “mezclando que no agitando” crear un tándem ganador.  

...