Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 201707:05

Mutación: de diseño a producto

 

Como creativa que soy, el éxito de mi trabajo se mide con las ventas. Vender, significa que el producto diseñado ha sido el acertado, se ha comunicado correctamente al consumidor y ha cubierto las necesidades del mercado objetivo. Pero, ¿cómo crear para llegar a esta situación ideal? ¿Cómo orientar el producto?

 

Este blog gira en torno a las peculiaridades de crear para marcas industriales. Es por esto, que el creativo tiene que entender muy bien que es “diseño” y que es “producto”.

 

El diseño es la esencia de cualquier producto. Le da identidad y diferenciación. El producto, es el formato en que el diseño llega al consumidor. Proporciona presencia y comunicación.

 

Diseño es el olfato del creador para resolver de una manera funcional y estética las necesidades del consumidor. El olfato para darle el volumen y las medidas adecuadas. El olfato para saber cuáles serán los colores, las formas y las texturas que se impondrán.

 

Pero sobre todo, es el conocimiento y la capacidad del creador para resolver de manera acertada el diseño en base a componentes económicos y estratégicos perfectamente definidos por la empresa. Esto influye directamente en la selección de las materias primas y las técnicas de confección, que han de llevar la calidad adecuada,  controlando costes y rentabilidad, que en definitiva es el motor de cualquier empresa. Unas marcas necesitarán potenciar la calidad en detrimento del margen para posicionarse en el mercado, otras manejan tal volumen que pueden permitirse ciertas calidades a precios muy competitivos, otras tienen tal valor de marca que mantienen altos precios con calidades más asequibles... cada una es un universo con sus peculiaridades. Entender estas peculiaridades ayuda a orientar las colecciones y a desarrollar el producto adecuado.

 

Cuando todos estos atributos se materializan, es cuando el diseño se convierte en producto.

 

Pero lo que no hay que perder de vista es que el consumidor compra marca, no producto. La importancia de la presentación del producto y de la experiencia de compra es incuestionable para el éxito de las ventas.

 

En el próximo post hablaremos de:

 

“Colecciones ¿De moda o de productos?”

...