Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Ago 202112:17

Turismo y retail: un camino conjunto hacia la recuperación

Tras la pandemia, la recuperación de ambos sectores en España depende de una evolución conjunta y una estrecha colaboración. 

21 Jul 2021 — 04:40
Tribuna: Javier Mendizábal
Compartir
Me interesa

Turismo y retail: un camino conjunto hacia la recuperación

 

 

El turismo ha sido desde hace décadas uno de los sectores clave en la economía española; millones de turistas nacionales e internacionales visitaban año tras año nuestro país para descubrir monumentos, playas y enclaves únicos, y disfrutar, entre otros, de la amplia oferta de ocio y entretenimiento que posee España. Con la llegada de la Covid-19, el confinamiento y las restricciones, el turismo fue y continúa siendo unos de los sectores más afectados de la economía y la recuperación hasta alcanzar las cifras anteriores a la pandemia todavía llevará tiempo.

 

Junto con el turismo, el retail es otro de los ámbitos que más afectada ha visto su actividad a lo largo de este año y medio, y también se encuentra inmerso en pleno proceso de recuperación. La relación entre ambos es indudablemente cercana y el camino hacia una recuperación total pasa por una evolución conjunta y una colaboración estrecha.


 

Accede ya a la Revista Modaes.es número 39

Multimarca, el invitado inesperado a la fiesta


 

Aunque tanto el turismo como el retail se han visto expuestos a constantes cambios y han evolucionado de forma notable a lo largo de las últimas décadas, las circunstancias del último año han obligado a ambos a demostrar una capacidad de reacción inmediata en todos los aspectos. Adaptarse a todo tipo de cambios en márgenes de tiempo muy reducidos y adelantarse a las necesidades de los consumidores en todo momento se han convertido en puntos clave para continuar desarrollando sus actividades con las mayores cotas de normalidad posible. Unas capacidades que sin lugar a dudas han demostrado la fortaleza de estos sectores para enfrentar incluso los retos más complejos en situaciones excepcionales.


Este contexto en el que nos encontramos ha generado también numerosos cambios en el comportamiento del consumidor y los aspectos que el cliente valora de las marcas han evolucionado. El compromiso de las empresas, su implicación en cuestiones cercanas y la experiencia que ofrecen han adquirido un protagonismo más relevante que nunca.

 

 

 

 

El cliente es día tras día más consciente de todo lo que rodea a las marcas y empresas a las que acude, y muestra una mayor preocupación por la relación que éstas establecen con su entorno más inmediato. Este nuevo cliente más consciente busca empresas con un impacto positivo en su entorno y que le ofrezcan experiencias a su medida y adaptadas a sus necesidades.

 

Ante estos cambios que se han producido, podemos afirmar que el futuro del sector retail pasa por ofrecer un valor añadido al proceso de compra. La experiencia ocupa ahora un papel cada vez más protagonista, al igual que lo hace en el turismo. El cliente ya no quiere únicamente adquirir un artículo, sino que aspira a vivir una experiencia integrada y totalmente diseñada a su medida. Siempre con la máxima atención a todos los detalles.

 

Estas experiencias, adaptadas a los gustos y las necesidades de cada consumidor, son también una garantía de cara al futuro y la recuperación del sector, ya que permiten incrementar el nivel de satisfacción de un cliente cada vez más exigente y a la vez fidelizarlo. Sin embargo, la experiencia de ocio, compras y entretenimiento no es solo importante para el cliente de cercanía, sino que forma parte también del conjunto de factores en los que los turistas fijan su atención cuando acuden a un destino. Disfrutar de un día de ocio en un espacio confortable y seguro es siempre una opción perfecta para disfrutar de una jornada durante un viaje.

 

Esta realidad en la que se encuentra el sector se hace visible en las tendencias que se observan en multitud de destinos a lo largo de la geografía nacional e internacional. Si buscamos ejemplos de este nuevo paradigma en España, podemos encontrar un referente muy destacado en Málaga y la Costa del Sol. En esta región, que con más de 320 días de sol al año acogía hasta la llegada de la pandemia a más de 10 millones de visitantes anuales, el turismo, las experiencias premium, el lujo y la exclusividad se sitúan en una posición distinguida y muy relevante.


La estrecha relación que mantienen estas cuestiones es fuente de sinergias y ha posicionado las compras y la experiencia que se genera a su alrededor como un factor clave a la hora de escoger destino vacacional. La excepcional y amplia selección de firmas combinada con un entorno agradable y una variada oferta de ocio, cultura, gastronomía y eventos, ha hecho de la Costa del Sol uno de los destinos más deseados del continente europeo.

 

 

 

 

Los datos que arrojaba el sector turístico de la región antes de la pandemia son la mejor muestra de esta realidad. En 2019, la capital de la Costa del Sol alcanzó un grado de ocupación del 78,65%, convirtiéndose así en el destino urbano con la segunda ocupación más alta de España, solo por detrás de Barcelona (80,28%). La estancia media de los turistas hoteleros durante ese año fue de 1,98 noches, poniendo de manifiesto que el turismo en Málaga no es sólo cuestión de los meses de verano.


Estos datos evidencian hechos como la importancia de la desestacionalización del turismo y la capacidad de una ciudad para logar una oferta integrada, completa y que satisface una amplia variedad de gustos. Un espacio en el que poder encontrar planes para todos los perfiles.

 

En el mundo post-pandemia hacia el que nos dirigimos, ejemplos como el de Málaga y la Costa del Sol se convertirán en un hecho cada vez más extendido dentro y fuera de nuestras fronteras. La evolución hacia una experiencia única y adaptada a las demandas de cada cliente es la base sobre la que debemos asentar la recuperación del retail y del turismo para que ambos salgan fortalecidos. Una recuperación que va de la mano y avanza de manera natural hacia un turismo y un consumo de mayor calidad, en destinos en los que los clientes se sientan totalmente seguros, tengan a su disposición todas las comodidades y disfruten de una experiencia diferenciadora y más exclusiva.

 

Javier Mendizábal

Director de centro en McArthurGlen Group

Publicidad
Comentar
Compartir
...