Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

13 May 202120:53

Tecnología, influencia y autosuficiencia: radiografía de la generación Z

La nueva generación de consumidores cuenta con una gran influencia sobre el gasto familiar y se les considera nativos digitales.

04 Ene 2017 — 04:49
Amelia Pijuán
Compartir
Me interesa

Tecnología, influencia y autosuficiencia: radiografía de la generación Z

 

Primero fueron los baby boomers, les siguió la generación X, y finalmente llegaron los millennials. Ahora, las compañías de moda se encuentran frente a una nueva generación para la que la tecnología, la desconfianza hacia las prácticas habituales de márketing y la autosuficiencia se alzan como sus principales referentes. A día de hoy, la batuta cambia de manos y llega al poder de la generación Z, integrada por aquellos nacidos entre 1997 y 2003.

 

Si los grupos del negocio de la moda empezaban a vislumbrar el camino para acercarse al consumidor millennial, ahora se enfrentan a una nueva generación que se caracteriza por estar formada por realistas, innovadores, autosuficientes y persistentes, según se desprende del informe Rise of Gen Z: new challenge for retailers, elaborado por la consultora EY.

 

Estas características que les definen vienen determinadas por el entorno en el que han crecido. Para empezar, la generación Z se ha criado en el marco de una de las recesiones económicas más importantes desde 1930, con la consiguiente destrucción de empleo. Este segmento también ha vivido el impacto de los atentados terroristas perpetuados en Estados Unidos el 11 de septiembre.

 

 

Pero si hay algo que todos los nacidos durante esta generación comparten es que son nativos digitales. Esta es otra de las características intrínsecas de la generación Z que, a diferencia de los millennials, no ha necesitado adaptarse a las innovaciones tecnológicas porque han nacido rodeados de ellas. Este segmento de consumidores ha contado siempre con un acceso directo a la información, lo que los ha convertido en personas mucho más autosuficientes.

 

Es precisamente su capacidad para estar informados lo que los ha llevado a ser menos leales a las marcas. A los Z no les interesan ni los programas de fidelidad ni las promociones, aunque sí que valoran especialmente la compra online, la celeridad de los envíos y la omnicanalidad de los retailers.

 

Esta misma conclusión se desprende de otro estudio realizado por Fung Global Retail&Technology, en el que se hace hincapié en la fuerte presión que ejercen las redes sociales en estos jóvenes. El estudio señala que la economía bajo demanda ganará terreno, presionando a las marcas a adaptarse a un consumidor que espera poder adquirir lo que desean cuándo quiera y dónde quiera.

 

 

Además de su autosuficiencia, los Z cuentan con una gran influencia en el gasto familiar. Según apunta un estudio de HRC Advisory, los padres y familiares de esta generación acuden a ellos durante el proceso de pre-compra para obtener más información sobre los productos y elegir en consecuencia.

 

En paralelo a su edad, otra de las características que distingue a la generación Z de los sus predecesores, los millennials, es su independencia y autodeterminación. Esto se traduce en una mayor voluntad de esta nueva generación de buscar más allá de lo que les ofrecen las compañías existentes y crear nuevas soluciones propias. De hecho, el estudio indica que el 62% de los consultados por EY prefieren montar su propia empresa que trabajar para una compañía consolidada.

 

 

Publicidad
Comentar
Compartir
...