Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Sep 202117:22

Regreso a la oficina y compras contenidas dan alas a la moda en el trimestre de los abrigos

La industria de la moda agota los días para comenzar los últimos tres meses de 2021, que resultarán claves para salvar el año. Con elementos a su favor, el sector confía en la recuperación de las ventas en el periodo de más facturación.

13 Sep 2021 — 05:00
I. P. Gestal/ P. Riaño
Compartir
Me interesa

Regreso a la oficina y compras contenidas dan alas a la moda en el trimestre de los abrigos

 

 

En menos de dos semanas, el otoño impondrá su luz, colores y temperatura para dejar atrás el verano. Ese momento dará el pistoletazo de salida a un trimestre que, cada año, resulta clave para la industria de la moda, aunque este lo será más, si cabe. El trimestre de los abrigos, con ventas de mayor valor que el resto del año, podría salvar un ejercicio que ha avanzado a trompicones, condicionado por nuevas olas de la pandemia del Covid-19 y sus consecuentes restricciones. El sector se debate ahora entre el optimismo y las dudas sobre la recuperación del tráfico en las tiendas y de las ventas.

 

El otoño de 2020, tras el confinamiento impuesto en primavera para contener la expansión de la pandemia en gran parte del mundo, el otoño fue, más bien, descafeinado. El grueso de las empresas mantuvo el teletrabajo, relegando los abrigos y otras prendas de uso laboral a algo innecesario por estar en casa. La falta de eventos sociales no hizo más que incidir en este hecho: con menos ocasiones de uso, ¿por qué comprar un abrigo o unas botas nuevas y no seguir usando los de 2019? Todo ello derivó en compras contenidas que, en 2021, podrían hacerse realidad.

 

Aunque, de puertas hacia fuera, la mayoría de las empresas señalan que el cuarto trimestre de 2021 será especialmente bueno para la economía, los principales operadores de la industria de la moda muestran sus dudas y miran con recelo el avance de la sexta ola, la recuperación del tráfico en tienda o la confianza del consumidor.

 

A favor de la industria de la moda juega este otoño la particular vuelta al cole de las empresas. Tras un año y medio de teletrabajo, este septiembre ha estado marcado por el regreso a las oficinas en prácticamente todas las grandes compañías, si bien la mayoría optan por un modelo híbrido.

 

En España, empresas como Bbva, Google o L’Oréal han dejado atrás la asistencia voluntaria a la oficina para implementar un formato de tres días presenciales y dos de teletrabajo. CaixaBank, Repsol, Telefónica o Naturgy han establecido turnos para mantener los aforos, y la empresa de telecomunicaciones ha implementado también la semana de cuatro días, como propone Desigual a sus empleados. Mercadona e Iberdola se cuentan entre las que han recuperado el 100% de presencialidad.

 

 

 

 

El nuevo curso escolar y laboral se presenta, por tanto, como una oportunidad para revitalizar las ventas del conjunto del año gracias a un trimestre que representa alrededor de un tercio del negocio anual. En el cuarto trimestre (de noviembre a enero), Inditex genera el 30% de las ventas de todo el año, aunque no es el más rentable del ejercicio ya que incluye dos importantes periodos promocionales: el Black Friday y las rebajas de enero.

 

En el caso de H&M, su importancia es algo menor ya que su cuarto trimestre abarca de septiembre a noviembre, pero es también el más relevante del año con una cuota del 27%. En el caso de Tendam, cuyo cuarto trimestre abarca de diciembre a febrero, este tramo del año aportaba antes del Covid-19 el 30% de la facturación total del ejercicio.   

 

 

 

 

A falta de datos de ventas mensuales agregadas en España, la información de grandes mercados como Estados Unidos es una muestra de la relevancia que tiene el último trimestre en la facturación del sector.

 

Según datos de US Census Bureau, diciembre ha sido el mes con más ventas de moda del año desde el principio de la serie histórica, que se remonta a 1992. En su conjunto, el cuarto trimestre concentra más del 30% de la facturación de la moda en Estados Unidos de todo el año (aunque su peso ha bajado en la última década, pasando de más del 35% a alrededor del 32%).

 

El tercer trimestre es el segundo más importante, con alrededor de un 26% del total, casi a la par con el segundo. En 2020, las restricciones motivaron que esta concentración de ventas en la recta final del año se exacerbase todavía más, con una cuota del 38,9%, su máximo histórico. En la primera mitad de 2021, la demanda contenida, las medidas de estímulo y el progresivo levantamiento de las restricciones motivaron que las ventas aumentaran mes a mes, batiendo récords históricos en mayo y junio, tradicionalmente los meses más flojos del año después de febrero. 

 

 

 

 

El trimestre de los abrigos

El 40% de las importaciones españolas de abrigos, chaquetones, anoraks y cazadoras del año se concentran en tres meses: agosto, septiembre y octubre, en pleno arranque de la campaña de otoño-invierno. En los tres años anteriores al estallido del Covid-19, septiembre fue el mes con más compras, con más de 270 millones de importaciones cada año, pero en 2020 la incertidumbre obligó a apurar al máximo los pedidos y octubre fue el mes con más importaciones, aunque estuvieron un 4,9% por debajo del mismo mes del año anterior.

 

 

 

 

En el conjunto de 2020, las importaciones de este tipo de prendas se contrajeron un 25,1%, hasta 1.511 millones de euros, según datos de Icex España Exportación e Inversiones. En el arranque de 2021, las compras han ido recuperándose progresivamente, aunque continúan por debajo de los niveles de 2019.

 

En enero cayeron un 33,8% respecto a 2019; en febrero retrocedieron un 32,8%, y en marzo moderaron el descenso hasta el 25,4%. En abril y mayo volvieron a acelerar la caída, pero son meses casi irrelevantes por volumen de compras, y en junio la contracción con respecto a 2019 se moderó hasta el 21,7%, el mínimo en lo que va de año.

Publicidad
Comentar
Compartir
...