Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

20 Sep 202114:04

Phil Knight: Michael Jordan, un logo y una plancha de gofres

Pequeñas o grandes innovaciones que han cambiado el devenir de la industria de la moda. Desde transformar una sencilla pieza de caucho en un marca a crear un complejo sistema logístico y de aprovisionamiento con la tienda en el centro. 

02 Jul 2015 — 04:40
Iria P. Gestal
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

Pequeñas o grandes innovaciones que han cambiado el devenir de la industria de la moda. Desde transformar una sencilla pieza de caucho en un marca a crear un complejo sistema logístico y de aprovisionamiento con la tienda en el centro. A lo largo de la historia, una serie de visionarios han impactado en la moda cambiando las reglas del juego: son los alquimistas de la moda. Los grandes almacenes, la moda rápida, el bajo coste o la lycra no existirían sin el genio de nombres como Aristide Boucicaut, Amancio Ortega, Arthur Ryan o Joseph Shivers. En esta tercera edición del Quién es Quién de Empresas de Moda en España, patrocinado por Aguirre Newman, Modaes.es realiza una selección de veinte de los empresarios y ejecutivos que más influencia han tenido en la industria de la moda internacional a lo largo de la historia reciente.

 

 

 

Phil Knight

 

 

 

Un atleta que no está contento con las zapatillas con las que corre. Una nuevas zapatillas, más ligeras, más cómodas. Una estrategia de márketing perfecta. Una empresa millonaria. Cuatro frases que definen la historia de Nike, hoy la mayor empresa de moda y equipamiento deportivo del mundo, que comenzó allá por 1958 en una pista de atletismo de Estados Unidos.

 

Ese año, Phil Knight estudiaba empresariales en la Universidad de Oregón, donde era miembro del equipo de atletismo. Kinght le contó a su entrenador, Bill Bowerman, que no estaba contento con las zapatillas con las que corrían, porque eran pesadas e incómodas. Kinght y Bowerman se animaron entonces a poner en marcha una compañía que comercializara zapatillas como las que ellos desearían para correr, y nació Blue Ribbon Sports, con Bowerman como encargado del diseño del calzado y Kinght al frente del negocio.

 

La distribución era, en un principio, poco sofisticada: los dos socios vendían las zapatillas en persona en los encuentros de atletismo por toda la costa oeste del país.

 

La historia recoge una anécdota que ayuda a entender lo precario de los recursos de los inicios, cuando una de las mayores innovaciones de Knight surgió en la cocina de su casa. Usó la plancha de gofres para calentar la suela de unas zapatillas, de manera que tuvieran mayor agarre pero también menos peso. El nuevo diseño recibió el nombre de Waffle Trainer,  y se convirtió en uno de los grandes éxitos de la marca.

 

En 1972, Blue Ribbon Sports lanzó una nueva línea de zapatillas con el nombre de Nike, la diosa griega de la victoria. Nike se introdujo por primera vez en las pruebas olímpicas de ese mismo año, donde cuatro de los siete primeros corredores calzaban unas deportivas de la marca. Con motivo del lanzamiento, Bowerman pidió a Carolyn Davidson, estudiante de diseño gráfico, que ideara un logo para Nike. Davidson presentó seis diseños, y la compañía eligió uno que terminaría por recibir el nombre de Swoosh. “No me encanta, pero supongo que me irá ganando”, dijo Bowerman. Davidson cobró apenas 35 dólares por su trabajo pero, cuando los beneficios de Nike se multiplicaron, Knight le regaló un anillo de oro con el Swoosh y quinientas acciones de la compañía. Hoy valen cerca de un millón de dólares.

 

El Swoosh fue tan solo la punta del iceberg de una estrategia de márketing ganadora, empezando por una colaboración con el ídolo estadounidense de la época. Michael Jordan se calzó unas Nike, y todo el mundo quiso llevar unas. Aunque el acuerdo cayó en la compañía estadounidense por casualidad: fue a Adidas a quien Jordan tanteó primero para su debut en la NBA, pero la alemana, más centrada en el fútbol, no estaba segura del impacto que podría tener la campaña, y dudaba del éxito que podría lograr el jugador en la liga americana de baloncesto.

 

Pero Jordan arrasó, y también Nike. Una década más tarde, la firma creó una división de productos con su nombre, incluyendo unas zapatillas que hoy son emblema de la marca. Nike, que completó su estrategia con un lema ya mítico (Just do it) se hizo gigante. La marca es hoy la líder mundial en equipamiento deportivo.

Publicidad
Relacionados
Comentar
Compartir
...