Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Jun 202122:56

Pepa Bueno, del arte al periodismo y del periodismo a la moda

La directora de la Asociación Creadores de Moda de España (Acme) dice que a veces se siente como el replicante de Blade Runner, porque ha visto cosas en Madrid que nadie imaginaría.

18 Ene 2021 — 04:54
P. Riaño
Compartir
Me interesa

Pepa Bueno, del arte al periodismo y del periodismo a la moda

 

 

Pepa Bueno ha subido el Kilimanjaro, colecciona arte, lee, va a exposiciones y dice que a veces se siente como el replicante de Blade Runner, porque ha visto cosas en Madrid que nadie imaginaría. Licenciada en Historia del Arte y con una tesis a medias, Bueno ha pasado de dirigir las principales revistas femeninas de España a liderar una de las patronales de moda más relevantes: la Asociación Creadores de Moda de España (Acme).

 

 

Accede ya a la Revista Modaes.es número 37
‘Drivers’ para la recuperación

 

 

Aunque lleva media vida afincada en Madrid, su acento andaluz la delata. Pepa Buena nació en el seno de una familia de Melilla, donde vivió hasta los cuatro años, cuando se trasladó a Málaga. La familia de su madre tenía una fábrica de calzado (“por eso me gustan tanto los zapatos, podría comprarme miles”, confiesa) después de la Guerra Civil. “En aquel momento no había nada, pero a Melilla las pieles llegaban de Marruecos”, recuerda. Su padre regentaba una tienda en la ciudad autónoma que vendía artículos de mercería, calzado y pieles.

 

La mayor de tres hermanos, Bueno estudió Historia del Arte en Málaga y cuando terminó, en 1984, se trasladó a Madrid a hacer la tesis con el catedrático Juan Antonio Ramírez, centrada en los pabellones españoles en las exposiciones universales y la relación entre ideología y la arquitectura.

 

 

 

 

En aquel momento, la moda todavía no se había cruzado en su trayectoria. En pleno Madrid de los ochenta, tal y como recuerda Bueno, su pareja era Miguel Cereceda, un filósofo especializado en arte, por eso su círculo de amistades estaba relacionado con el arte, la filosofía y la cultura. “Éramos muy gamberros -rememora-; a veces me siento como el replicante de Blade Runner, porque he visto cosas en Madrid que nunca soñarías, de un concierto de The Cure, museos, el circuito de galerías...”.

 

Dice Bueno que la moda siempre le ha interesado. “Cómo vamos vestidos es una declaración de intenciones: en los ochenta lo teníamos muy claro”, reivindica. Recuerda que, de joven, iba a una tienda de hombre en Málaga a buscar camisas y que hasta hace poco ha tenido prendas de punto de compró en los noventa.

 

Bueno ha desarrollado el grueso de su trayectoria en el sector de los medios de comunicación, donde se introdujo, como no podía ser de otra manera, a través del arte. Su primer trabajo en el sector fue en las secciones de arte de la revista de Elle Déco, que entonces dedicaba cinco páginas a esta materia.

 

 

 

 

Tras ocupar el cargo de redactora jefe de Elle Déco y de Vogue Novias, pasó nueve años como delegada de Woman en Madrid, aunque la redacción se encontraba en Barcelona. “Ahí es donde realmente me curtí como periodista”, afirma Bueno. Y, de Woman, al puesto que la llevaría a su actual ocupación: la subdirección de la revista YoDona. “Charo Izquierdo, Natalia Bengoechea y yo impulsamos en YoDona un vínculo muy fuerte con la moda española: creíamos que la prensa tenía que trabajar con el sector, algo que pasa en todos los países, pero aquí siempre ha habido un alejamiento”, explica. Por eso, cuando dejó YoDona y le propusieron tomar las riendas de Acme le pareció un salto natural.

 

La ejecutiva ha formado un tándem con Modesto Lomba, presidente de Acme, y su equipo está formado por dos personas más, aunque se apoya en proveedores externos para diferentes funciones y proyectos. “Lo bueno de este trabajo es que siempre es diferente; en los últimos años, en la asociación nos hemos abierto mucho y eso hace que tenga muchas reuniones y que hable con empresas de todo tipo”, dice.

 

Bueno afirma que su trabajo en realidad son dos: “está el trabajo diario y luego el nocturno, que empieza a partir de las siete de la tarde”. “Pero todo ha cambiado con el Covid-19 -se lamenta-; me cuesta mucho pensar cómo va a ser todo después de esto”.

Publicidad
Comentar
Compartir
...