Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Nov 201706:13

Patrocina
h Back Stage

Paloma Díaz (Universidad de Villanueva): “La moda todavía despierta escepticismo, pero ahora se toma más enserio”

Paloma Díaz Soloaga es directora del Título en Comunicación y Gestión de la Moda, impartido...
18 Jul 2013 — 04:57
C. Pareja
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

Paloma Díaz Soloaga es directora del Título en Comunicación y Gestión de la Moda, impartido en el Centro Universitario Villanueva de Madrid. La institución acaba de poner en marcha el nuevo Posgrado de Moda Fashion Trends Analysis, que tiene como objetivo la investigación y el análisis de tendencias en el negocio de la moda. Díaz asegura que el negocio de la moda se mueve gracias a las tendencias y que es una profesión que todavía falta por profesionalizar. La titulación cuenta con la colaboración de la consultora Interbrand  juntamente con Kantar WorldpanelFuture Concept Lab y Swarovski,

 

Pregunta: El sector de la moda se profesionaliza poco a poco. ¿Es un negocio por el que cada vez se interesan más ejecutivos? 

Respuesta: Sí, aunque todavía despierta escepticismo. Me relaciono mucho con empresas de todo tipo y puedo decir que la moda se mira todavía con miedo. Ahora empieza a ser un negocio y se la toma más en serio. A nivel empresarial hay un mayor interés.

 

P.: La moda siempre se ha visto como algo superficial, pero ahora se aprecia como un sector profesional donde hacer carrera. ¿Qué ha cambiado?

R.: La llegada de nuevas marcas extranjeras ha generado una competencia sana que genera esfuerzo, profesionalidad, rigor y cambios en el proceso de selección de los ejecutivos. La crisis también ha hecho, en cierto modo, un bien a la moda, empujándola a la internacionalización por pura necesidad. Esto ha hecho que los ejecutivos se fijen en la moda como un espacio donde competir. Ahora hay una generación de gente que empieza a estar especializada y que se ha creado una carrera en el sector. Pero es algo reciente.

 

P.: Otro de los cambios que ha sufrido este sector reside en la comunicación. ¿Cuánto importa hoy en día la manera de comunicar de una marca?

R.: Importa mucho porque no es un solo proceso, es un engranaje. La comunicación es lo que otorga esa rapidez de información, acentuada con la aparición de Internet. Las redes sociales han ayudado a comunicar para informar sobre marca, descuentos, movimientos… Es algo más que datos puros y duros de la industria.

 

P.: ¿Qué le puede suponer a una empresa del sector comunicar bien y ser cercano al cliente?

R.: Le aporta un valor añadido. Es algo que están haciendo muy bien las pequeñas marcas, ya que generan necesidades aspiracionales y exclusividad. De este modo, eligen sus valores y lo que quieren transmitir, a la vez que logran estar muy cerca de las pequeñas comunidades que se forman en torno a sus gustos. Las pequeñas y medianas empresas están muy pegadas a la calle y conocen qué quiere el público. En esta línea, las redes sociales están cubriendo una parte del periodismo especializado, pues antes un diseñador no suscitaba interés porque no se conocía. Ahora sí.

 

P.: Se acaba de lanzar un posgrado especializado en la investigación de mercado y el comportamiento del consumidor donde se dan las claves para desarrollar planes de negocio en el sector de la moda. ¿Por qué en este momento?

R.: Es un momento arriesgado y difícil porque no hay inversores. Esto suscita miedos, aunque nos parece que es en tiempos de crisis cuando salen los proyectos potenciales y con futuro. La gente que ahora se atreve a hacer este postgrado es gente que quiere aprender a hacer las cosas de otra manera. El sector demanda nuevos profesionales con capacidad de analizar y de ver el retail de forma diferente. Es cierto que el momento es complicado, pero es necesario aprender el método que se debe seguir para ser un buen profesional, analizar los datos y procesarlos.

 

P.: ¿Qué es lo que faltaba hasta ahora en la formación de un profesional que se quiere dedicar a este sector?

R.: Falta rigor y profesionalidad. Hay muy buenos productos profesionales pero a veces están alejados el uno del otro. Hay servicios profesionales que se entrecruzan entre sí y que no encuentran sinergias. También falta iniciativa propia a la hora de analizar un mercado de forma distinta. Un ejemplo es el multimarca, ¿por qué no reinventarlo si fuera de España sí funciona? Hace falta aplicar la creatividad de una manera distinta y que te den ganas de entrar a la tienda.

 

P.: Qué valora más en estos momentos una empresa especializada en moda, ¿la formación o la experiencia?

R.: La formación aporta, pero también interesa la experiencia. Sin embargo, lo más importante es el talante y el talento. El discurso que tiene un candidato con una buena formación marca la diferencia.

 

P.: ¿Buscan las empresas cada vez más profesionales especializados en el sector de la moda?

R.: Sí, y redes como Linkedin han facilitado este proceso. Sobre todo de empresas como Inditex, Loewe y Cortefiel, ya que son grandes escuelas. Hay mucha rotación pero, al mismo tiempo, también se apuesta por contratar a personas jóvenes para formarlas desde el principio desde la propia compañía.

 

P.: Empresas como Cortefiel, Inditex o Mango siempre han sido calificadas como muy buenas escuelas para crear profesionales de este sector. ¿Cree que realmente es así?

R.: Sí. Muestra de ello es que cuando sus empleados se van al extranjero siguen haciéndolo bien. Se lanzan al ruedo enseguida, porque es a lo que están acostumbrados. Entrar en Inditex o Cortefiel es aprender a gran velocidad y adquirir unas rutinas. No innovas, no creas, pero eres eficiente.

 

P.: ¿En el campo de las tendencias, los grupos de gran distribución también son buenos maestros?

R.: No crean tendencia sino que la interpretan, y esto hay que asumirlo. Los que crean tendencia no están sujetos a las reglas del mercado y tienen posibilidades de probar. Las grandes empresas de moda no arriesgan, pero son magníficos distribuidores. Expanden las tendencias hasta su máxima posibilidad de crecimiento y hasta que decrecen por agotamiento. Aun así, todo el sector las sigue. Si hay flour en los escaparates de zara, es que se llevará.

 

P.: Directivos de empresas especializadas en alimentación, por ejemplo, fichan por empresas del sector moda. ¿Por qué un ejecutivo de gran consumo puede terminar dirigiendo una firma de moda?

R.: Porque si nos fijamos en empresas que son buenas trabajando con una gran masa de público, te das cuenta de que lo que saben hacer bien es gestionar márgenes, trabajar en tiempo, conocer el volumen en todos los sentidos, el beneficio que se le puede sacar a un producto, manejar equipos humanos y captar los talentos. Son capaces de negociar bien, que es algo muy importante en moda, y saben anticiparse a las situaciones complicadas, como puede ser el clima. 

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...