Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Ene 202102:20

Moda y música, un tándem bien afinado

De diseñadores que visten a cantantes en sus giras a grupos de rock que son imagen de compañías de moda, la relación entre música y moda es cada vez más estrecha. 

12 Abr 2017 — 04:47
Martí Ventura
Compartir
Me interesa

 

Moda y música, un tándem bien afinado

 

Artísticamente, moda y música combinan muy bien. Grandes diseñadores que visten a los mejores cantantes, estrellas de la pantalla creando sus propias colecciones o casas de moda que se inspiran en determinados artistas, son ejemplos de que la combinación de ambas industrias es infinita. Pero más allá del ámbito estético, la relación entre músicos y compañías de moda presenta una gran oportunidad de negocio.

 

A lo largo de la historia, la relación entre músicos y moda no ha dejado de estar presente. Los artistas han usado su manera de vestir como un elemento más para definir su personalidad y diferenciarse los unos de los otros. Es decir, su carácter no sólo emana de las voces o movimientos que realiza el cantante, sino también la indumentaria que les acompaña. Algunos ejemplos se dan en grupos o artistas emblemáticos como Nirvana, Abba, Spice Girls, Oasis o The Beatles o, en España, Miguel Bosé, Tino Casal o Mecano.

 

Al mismo tiempo, los grandes nombres de la música también han influido mucho en la moda por su importancia y presencia en movimientos culturales importantes. Destacan especialmente las camisetas de grupos de rock, que han traspasado la base de fans de los artistas para pasar al gran público. The Rolling Stones, Kiss, The Ramones o Guns‘N’Roses son claros exponentes de este fenómeno.

 

 

Pero los ejemplos más claros de esta relación son las grandes firmas que han vestido a cantantes para sus conciertos o apariciones públicas, ayudando a que, mediante su estilo, los artistas lleguen a ser icónicos. Madonna y el mítico sostén puntiagudo que encumbró a Jean Paul Gaultier, Vivienne Westwood y su estrecha relación con el punk de los Sex Pistols o David Bowie y Kansai Yamamoto, que le ayudó a metamorfosearse en Ziggy Stardust, son algunos ejemplos. El recién fallecido cantante de Starman, por su parte, ha inspirado cientos de colecciones de marcas de todo el planeta. Jean Paul Gaultier, Givenchy o Gucci son algunas de ellas.

 

Las colaboraciones entre músicos y marcas de moda han sido, y actualmente aún más, una de las principales estrategias de comunicación para ambos. Y de las más rentables. Rihanna, por ejemplo, ha contribuido a la visibilidad de Puma desde que comenzó a trabajar con la compañía en 2014. O Kanye West, que este año ha presentado junto a Adidas su quinta colección de moda urbana. P. Diddy, Justin Timberlake, Victoria Beckham o Gwen Stefani son algunos de los cantantes que han dado un paso más en sus carreras creando sus propias marcas de moda. 

Publicidad
Comentar
Compartir
...