Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Nov 201704:31

h Back Stage

La capa española: los ‘hipsters’ convierten en negocio un clásico del siglo XIX

10 Feb 2016 — 04:43
Paula Robledo
Compartir
Me interesa

 

La capa, un clásico del siglo XIX que alcanzó su máxima popularidad en el Madrid intelectual del 1928, persiste hoy con fuerza gracias al tirón entre los hipsters. En la actualidad, conviven en este negocio compañías de larga trayectoria y tradición, como Capas Seseña, Sastrería Rodríguez o Trimber Sastrería con otras de reciente creación, como Sastrería 91, que han vuelto a apostar por esta prenda.

 

Una nueva generación de empresarios se ha colocado al frente de las sastrerías para dar un vuelco a un clásico de la indumentaria con sello español. Ejemplo de ello es Marcos Seseña, representante de la cuarta generación de un histórico del sector, la madrileña Capas Seseña, que en el pasado llegó a vestir a personajes ilustres como Antonio Machado o al rey Alfonso XIII y que ahora seduce a una nueva oleada de hipsters. En la misma línea, Sastrería 91: una start up que pretende actualizar la sastrería sin dejar escapar una de sus prendas estrella, la capa.

 

De hecho, España ha impulsado en los últimos años las ventas exteriores de capas y de artículos de abrigo en general. Entre enero y noviembre, las exportaciones españolas de estos productos ascendieron a 440 millones de euros, el doble de cinco años atrás, según datos del Icex. 

 

Capas Seseña dio un vuelco de 180 grados cuando el bisnieto del fundador tomó las riendas de la empresa. Con la llegada de Marcos Seseña al frente del negocio familiar, se revisó y actualizó el concepto tradicional de capa introduciendo un estilo más urbano  para llegar a un público más amplio y joven. El empresario asegura que gracias a esta nueva versión de la prenda el perfil de comprador está cambiando y comienza a irrumpir en un público joven que está más en contacto con las tendencias.

 

En cuanto al fenómeno, Seseña opina que sí se está produciendo un retorno de la capa desde hace unos cuatro años a nivel internacional. En su caso, sólo Estados Unidos representa ya el 20% de su facturación. La empresa, que comenzó como una sastrería general, pasó a dedicarse solo a la fabricación de capas en 1965, cuando impulsó su expansión internacional.

 

De corte más tradicional, Sastrería Rodríguez y Trimber Sastrería, que cuentan con larga trayectoria en la producción de la capa española clásica. Ambas empresas aseguran haber notado también un empujón de las ventas, a pesar de seguir apostando por la versión más pura de la prenda.

 

Sastrería Rodríguez está dirigida por Paulino y Raúl Rodríguez, la cuarta generación de una empresa familiar. Aunque ellos se decantan por la capa clásica, sí creen que se está poniendo de moda. Aun así, Paulino Rodríguez considera que “se trata de un producto puntual para una tendencia puntual, si la desvirtualizan acabará pasando de moda”.

 

Con una tienda en Salamanca y otra en Béjar, cada hermano está al cargo de una. Ambos establecimientos cuentan con su propio taller, en los que fabrican ropa a medida tanto para hombres como mujeres.

 

Por su parte, Trimber Sastrería, dirigida actualmente por Antonio Martín Bermejo, fue fundada por este y su madre hace más de cincuenta años. Aunque la empresa no fabricaba capas en sus inicios, las incorporaron hace alrededor de nueve años. Al igual que los anteriores, el empresario confirma un pequeño incremento de las ventas en este tipo de prendas aunque considera que trata de algo “muy puntual”. “Creo que se está poniendo muy de moda, es una prenda olvidada que está volviendo”, asegura Martín.

 

Con tres tiendas en Sevilla y una red de puntos de distribución por todo el país, Trimber Sastrería mantiene un perfil de comprador de entre 50 y 60 años de una clase media alta. "Somos partidarios de conservar el corte clásico”, señala el empresario. “Pensamos que es un diseño que no admite variaciones”, subraya.

 

Muestra de que esta prenda del siglo XIX sigue viva en la actualidad son las nuevas empresas que apuestan por seguir versionando esta pieza. Este es el caso de zaragozana Sastrería 91, que para su última colección, la tercera que presentaban en la feria Pitti Uomo, apostó por una línea de capas modernizadas, con el objetivo de remodelar el clásico español.

 

Sastrería 91, especializada en medida de trajes, camisas, capas y complementos, fue fundada hace tres años por Paul García y Caterina Pañeda, un licenciado de márketing y comunicación y una traductora. García asegura que han empezado a comercializar en lugares tan diversos como Europa, Japón, EEUU o Corea y señala que algunos de sus compradores más constantes se concentran en el barrio Mayfair de Londres.

 

Sin embargo, para el empresario no existe tal boom en el uso de la capa. “En cuanto a ponchos y fulares grandes sí lo hay, pero en las capas no”, afirma. Según García, la empresa no se decantó por la capa bajo el influjo de esta tendencia sino que su intención era crear una nueva versión, hacer una contribución y reinventarla como muchos diseñadores han hecho a lo largo de los años. 

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...