Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Nov 201713:25

h Back Stage

Juan Duyos: “Los inversores españoles sólo piensan en ladrillo, y no en moda”

09 Mar 2011 — 00:00
Compartir
Me interesa

Custodio Pareja.- Juan Duyos ya es uno de los diseñadores españoles consagrados. Ha desfilado en pasarelas internacionales como Londres y es un fijo en el cartel de Cibeles Madrid Fashion Week. Ahora, Juan Duyos busca nuevas fórmulas para hacer sonar más fuerte su firma y diseña planes de futuro como empresario, según ha explicado a Modaes.

Pregunta: Su trayectoria comenzó en 1992 en el taller de Manuela Piña, ¿cómo ha cambiado el sector desde aquel momento? 

 

Respuesta: Cuando yo empecé no me enteraba de mucho, la verdad, había crisis pero yo no la percibía, me preocupaba el diseño, ser creativo. Una vez maduré y creé mi propia firma empecé a preocuparme más por el negocio. Mi generación, la de los noventa, tenemos claro que es importante ser creativo, pero tenemos muy presente nuestra firma como empresa. 

 

P.: ¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta como diseñador independiente? 

 

R.: La moda de España es una raza a parte. Fuera de este país se apoya el diseño pero también la gestión empresarial. En España, una mente creativa, como puede ser un diseñador, se encarga de todo y eso es muy difícil. Los inversores de aquí solo piensan en ladrillo, y no en moda. 

 

P.: ¿Vende la marca España dentro del sector moda? 

 

R.: En España sí: tenemos una buena cartera de clientas y cada vez la española sabe más de moda. Fuera de España nos tienen en cuenta, saben que en este país hay muy buenos diseñadores, pero sin una financiación para abrir fronteras no se puede competir con ninguna gran firma. 

 

P.: ¿Las colaboraciones con grandes empresas son un salvavidas para los diseñadores independientes? 

 

R.: La moda es un estilo de vida, y las colaboraciones que yo hago son porque, de una manera u otra, me me hacen sentir identificado. No las veo exactamente como un salvavidas, ayudan, pero no dejan de ser trabajo. 

 

P.: ¿Se ha planteado buscar un socio para su empresa?  

 

R.: Cada día cuando me despierto es en lo primero que pienso. Si un buen diseñador tiene una buena gestión detrás de él, la empresa se convierte en el tándem perfecto. Un creativo solo, para que la empresa funcione, debe ser empresario en potencia. En España tenemos casos como Roberto Verino o Adolfo Domínguez, pero no es lo más común.

P.: ¿Cómo ve la conexión industria-diseño en España? 

 

R.: Casi nula. La industria va por un lado y nosotros vamos por otro. Ni el gobierno ni las instituciones se han dado cuenta, aún, de que el tándem industria y moda o negocio y moda da más dinero del que se puedan llegar a imaginar. 

 

P.: ¿Por que cree usted que el capital riesgo no invierte en empresas de diseño española?   

 

R.: Pues no lo sé. Es un modelo que fuera de España funciona a la perfección, pero como ya he comentado, en España siempre ha importado más el ladrillo que la moda. En mi caso, han existido tonteos con algún fondo de capital riesgo, pero nunca han llegado a buen puerto. Existe la leyenda de que lo que viene de fuera de España es mejor que lo de aquí, pero sólo son eso, leyendas. 

 

P.: ¿Qué hace un diseñador pequeño para salir al extranjero? ¿Cuál cree que es la mejor fórmula? 

 

R.: Salir al extranjero no es sólo ir a desfilar a una semana de la moda internacional. Para poder tener presencia fuera de España es necesario un fondo de capital riesgo o un gestor de moda potente que avale el riesgo que esto supone. Hay que invertir en publicidad, en un despacho de comunicación y todo esto es muy difícil. 

 

P.: ¿Cómo ve la evolución del sector en 2011?  

 

R.: Tengo la confianza en que los inversores vean que en la moda española hay negocio, y que sin ellos no llegaremos a ningún sitio. Quizá el crack inmobiliario pueda dirigir nuevas inversiones hacia nosotros, pero lo que está claro es que nos debemos de fijar en el modelo de fuera para que la moda española haga más ruido, tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Yo me he fijado como objetivos intentar abrir más licencias y continuar con mis proyectos de novias y de hogar.

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...