Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Ago 202113:06

El viaje hacia un sector turístico de excelencia

¿Debe volver a España, tras la pandemia, el modelo turístico que regía hace dos años? No, al menos no de la misma forma. Es el momento de potenciar el turismo de alta gama. 

21 Jul 2021 — 04:42
Tribuna: Patricia Gil
Compartir
Me interesa

El viaje hacia un sector turístico de excelencia

 

 

España se dispone a afrontar el segundo verano en medio de la pandemia, aunque con una situación muy distinta de la de 2020. El ritmo de vacunación cada día es más elevado y la incidencia del virus va cayendo, lo que permite abrir de nuevo nuestras fronteras al turismo internacional, ese que hace dos años nos dio su confianza para convertirnos en el segundo país más visitado del mundo, con unos 84 millones de visitantes foráneos.

 

 

Accede ya a la Revista Modaes.es número 39

Multimarca, el invitado inesperado a la fiesta


 

Pero, ¿ese modelo turístico que regía hace dos años debe volver tras el impase que ha supuesto la pandemia? Ese es el debate que hay encima de la mesa y para el que la respuesta es clara: no, al menos no de la misma forma. España tiene todas las capacidades, recursos y experiencia para convertirse en un destino de referencia mundial para el turismo de alto impacto. Es decir, para el turismo de excelencia, que es al final el que deja más ingresos en nuestro sistema económico.

 

Porque a pesar de ser el segundo destino del mundo, somos el séptimo para ese turista que busca la mayor calidad y una experiencia única en su viaje, tanto turística como cultural, de ocio y gastronómica. España cuenta con más de 200 restaurantes con Estrella Michelin, 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad, cada vez hay más hoteles de alta gama, como hemos visto en los últimos meses con las últimas aperturas en la capital, y, además, contamos con un plus: el turismo deportivo y de bienestar.

 

Contamos con más de cuatrocientos campos de golf, algunos de ellos de los mejores del continente europeo, a los que hay que sumar hoteles y spa dedicados al bienestar integral y la salud. Se trata de un concepto de turismo que está en auge tras la pandemia, que nos ha enseñado a mirar hacia nosotros y cuidarnos más por dentro. Por lo tanto, España tiene todos los ingredientes para atraer ese viajero que busca una experiencia de excelencia. Y ese es el reto, atraerlo. 

 

 

 

 

Para ello, tenemos por delante un año aproximadamente, pues hasta dentro de unos seis meses el turismo de largo alcance no se va a reactivar, según los datos del informe Retos y tendencias: ¿cómo será el futuro del turismo de alto impacto?, elaborado por Círculo Fortuny y Boston Consulting Group.

 

Más de la mitad de estos turistas no piensa hacer un viaje internacional hasta dentro de seis meses o un año, por lo que toca trabajar intensamente y vender nuestro país en destino para que cuando ese turista se disponga a hacer las maletas, tenga en mente aterrizar en España.

 


Un turismo inyectivo


Lograr que este turista llegue a nuestro país es fundamental, pues sabemos que gasta 35.000 euros en sus viajes internacionales (20.000 euros en el viaje y 15.000 euros en compras). De hecho, el 40% del gasto turístico en España corresponde al turismo de alto impacto, a pesar de que supone solamente algo más del 10%.


Los números hablan por sí solos; el objetivo es que este turismo de excelencia conviva con el modelo de sol y playa actual, apostando ambos por una renovación que pase por una mayor sostenibilidad y digitalización del sistema para situarnos a la vanguardia mundial.

 

Porque, según los datos de Círculo Fortuny y BCG, el turismo de alta gama crecerá un 7% de media anual en los próximos cinco años de forma sostenida, por lo que hay una gran oportunidad por delante y un margen de crecimiento enorme, sobre todo en lo que se refiere a atraer a viajeros de zonas como el Golfo Pérsico, que solo representa el 9% de los turistas de alto valor añadido que llegan a España, o con el Sudeste Asiático, que supone el 11%, o el estadounidense, que sólo es el 6%.

 

Y por supuesto, sin perder de vista a los millennials y a la generación Z, los turistas del futuro próximo, cuyas preocupaciones e intereses giran alrededor de la sostenibilidad, la digitalización, la inmediatez y la experiencia.


 

 

 

Por lo tanto, es momento de que instituciones públicas y empresas privadas trabajen de forma conjunta para lograr que este turismo sea cada vez más amplio en España y que permita recuperarnos de las secuelas de la pandemia en el sector. Porque contamos con todos los ingredientes para ser referentes mundiales y lograr un turismo que genera mayor PIB local, es más resiliente ante las crisis, tiene una oferta completa de excelencia y permite poner la marca España a la cabeza del mundo.

 

El viaje ha comenzado y es imparable. Nos jugamos mucho y es importante que no perdamos el tren de la recuperación. Porque el futuro depende de una apuesta decidida también por el turismo de alto impacto. Ahora o nunca.

 

Patricia Gil

Directora general de Círculo Fortuny

Publicidad
Comentar
Compartir
...