Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

26 Abr 201809:48

h Back Stage

Recta final del año: optimismo en la moda española pese a la floja vuelta al cole

Pese a un arranque de temporada complicado por la climatología, las empresas se muestran optimistas para lo que queda de trimestre.

03 Oct 2016 — 04:57
I. P. Gestal / C. Pareja / S. Riera
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El calor vuelve a ‘empañar’ la vuelta al cole de la moda en España tras un septiembre ‘nefasto’

 

 

La euforia de la recuperación es ya cosa del pasado en el negocio de la moda, pero continúa reinando el optimismo. Después de comenzar a retomar el crecimiento en 2014 y cerrar un 2015 de récord, el sector ha comenzado la campaña de otoño con mal pie. Un verano que se alargó más allá de agosto y la incertidumbre política vuelven a estar entre las causas más señaladas por los operadores, que, en algunos casos, califican la vuelta al cole de “nefasta”.

 

“Complicado”, “lento” o “flojo”, son otros de los adjetivos con los que empresarios de compañías como Grupo Cortefiel, El Ganso o Liwe Española describen el arranque de la temporada pese a que, en la mayoría de los casos, se muestran confiados en que en los próximos meses recuperarán de nuevo el terreno perdido en las primeras semanas de septiembre y cerrarán el trimestre en positivo.


 

Las primeras señales de que el consumo volvía a contraerse llegaron ya en enero, cuando las ventas del sector se redujeron un 5,3%, después de cerrar elaño anterior con un alza del 5,1%, según se desprende del Indicador del Comercio de Moda,elaborado a partir de datos de la Asociación de Comercio Textil y Complementos (Acotex).

 

 

En los meses siguientes, el indicador continuó en descenso, con excepciones como abril o junio, cuando registró aumentos del 4,8% y 6,5%, respectivamente. Según revelan los datos de la patronal, el sector cerró julio con una caída del 2,1%, mientras que en agosto la variación fue plana, con lo que el indicador acumula una caída del 2,4% desde enero.

 

Por su parte, el Índice de Comercio al por Menor (ICM) también ha moderado sus subidas durante este ejercicio, pese a remontar ligeramente en agosto. El ICM de equipo personal, donde se incluyen los productos de moda, terminó agosto con un alza interanual del 4,3%. Sin embargo, el dato continúa lejos del alza del 7,9% de junio, la más elevada desde 2000. 

 

Desde Acotex, esgrimen que “las razones son variadas, pero observamos una falta de confianza en el consumidor, que se está retrayendo a la hora de realizar compras”. La meteorología y la falta de Gobierno tampoco están ayudando.

 

“A nadie se le escapa que si hace mucho calor en septiembre, como es el caso de este año, los abrigos y las botas no están entre los artículos prioritarios en las compras que realizan las familias”, apunta Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.

 

Ignacio Sierra y Eduardo Zamácola.

 

En la misma línea se manifiesta Ignacio Sierra, director general corporativo de Grupo Cortefiel, que asegura que “las ventas en el mercado doméstico y en otros mercados europeos próximos se han resentido por una climatología especialmente cálida, retrasando las ventas de nueva colección y prolongando la presencia de prenda ligera y de la campaña de verano”.

 

El ejecutivo subraya que, si bien este descenso se compensó con las ventas en los mercados de climas más fríos, en España el consumo podría ralentizarse “de prolongarse esta situación entrado el otoño y si no se despeja la incertidumbre política”.

 

El periodo de elecciones continuadas y Ejecutivo interino ya afectó a la moda a finales del año pasado, cuando los grupos del sector achacaban a las inminentes elecciones una mayor prudencia de los consumidores. A comienzos de este año, tras el fallido intento de formar Gobierno, volvió a ser una de las causas más repetidas para justificar el descenso de las ventas.

 

Para Zamácola, “la incertidumbre económica que se genera por la falta de un Gobierno estable, situación en la que se encuentra nuestro país desde hace casi un año ya y que no parece que se vaya a resolver a corto plazo” es otro de los factores que influyen negativamente en el consumo.

 

Sin embargo, en esta ocasión, la mayoría de los grupos centran en el clima los motivos de un arranque de temporada más difícil de lo habitual. El número dos de la distribución de moda en España, Mango, ha percibido que el cliente compra más piezas de temporada y todavía no adquiere ropa de abrigo, pero el grupo está convencido de que mantendrá “un resultado positivo a medida que avance la temporada” y se muestra “muy contento con los datos que estamos obteniendo por el momento”, según apunta Daniel López, vicepresidente de la compañía.

 

 

Pablo Isla y Daniel López.

 


Con motivo de la presentación semestral de resultados, Inditex señaló que en el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 18 de septiembre las ventas en tienda y online a tipo de cambio constante crecieron un 13% en el conjunto de las cadenas del grupo a nivel global.

 

En Kiabi también realizan un balance positivo, pese a que el arranque de la temporada se retrasó un poco por el clima. “Desde mitad de septiembre hemos logrado remontar y somos muy optimistas de cara a los últimos meses”, explica César de Vicente, responsable de Kiabi en España.

 

“Las ventas de las tiendas han empezado algo flojas, pero las de los clientes multimarca están subiendo; en términos de números de prendas globales estamos creciendo, pese a descender ligeramente en retail”, señala, por su parte, Óscar Imaz, director comercial de Comdifil, la matriz de Shana, Double Agent y Friday’s Project.

 

 

César de Vicente, Óscar Imaz, Mónica Algàs y Roser Ramos.

 

 

Liwe Española, matriz de la cadena Inside, tropezó en el comienzo del trimestre a causa de la climatología “poco otoñal”, pero en las últimas semanas ha comenzado a notar una ligera recuperación de las ventas en los tres mercados en los que opera: España, Italia y Portugal. “El inicio de la campaña fue lento, algo irregular, pero la previsión para el último trimestre es positiva”, asegura Juan Carlos Pardo Martínez, director comercial de Liwe Española

 

Javier Lapeña, cofundador de Dolores Promesas, asegura que septiembre ha arrancado “parado por el tiempo y la situación política”. El empresario explica que, si bien en lo que va de año la compañía ha crecido un 10%, el ejercicio no está yendo tan bien como el año pasado, aunque parece estar estabilizándose. “Lo que la gente no ha comprado en septiembre lo comprará ahora, así que las previsiones son buenas”, agrega.

 

Más prudentes se muestran los empresarios de compañías especializadas en segmentos concretos como el calzado o la moda infantil. Sergio Ros, representante de la segunda generación de la familia fundadora de MTNG Group, explica que, si bien el comienzo de otoño está yendo en línea positiva y las expectativas sobre la temporada son buenas, no hay que “perder de vista que el entorno cliente-tienda está siendo bastante complicado y habrá que ver cómo evoluciona el consumo de aquí a final de año”.

 

Las compañías más pesimistas son las especializadas en moda infantil. Roser Ramos, consejera delegada de Cóndor, califica el comienzo de temporada de “nefasto”. La directiva recurre también a la climatología para justificar el descenso de las ventas, pero añade también que “los hábitos de los consumidores cada vez son más de compra al momento, por impulso o por necesidad”, explica.

 

Por su parte, Mónica Algás, consejera delegada de Bóboli, explica que el arranque de la temporada ha sido “bastante difícil”, aunque se ha animado en cuanto “ha empezado el fresco”. Algás también alude a un cambio en la manera de consumir de los clientes: “antes, en España, teníamos una venta muy estacional, con la vuelta al cole la gente se llenaba el armario”, dice la directiva.

 

Sin embargo, ahora el escenario ha cambiado y las empresas, dice, “tenemos que ser más flexibles, y quizás no debemos ser tan ágiles poniendo la nueva temporada en las tiendas, si no es lo que el cliente quiere todavía”, añade la empresaria.

 

 

Juan Carlos Pardo, Clemente Cebrián, Javier Lapeña y Florentino Cacheda.

 

 

En el caso de la moda masculina, si bien el inicio del mes fue negativo, el sector comenzó a recuperarse a mediados de septiembre. Para El Ganso, por ejemplo, el inicio del mes ha sido “complicado” debido a las altas temperaturas en España y el resto de Europa, pero “con la normalización de las temperaturas, la tendencia ha cambiado haciendo una muy buena segunda quincena de septiembre”, explica Clemente Cebrián, cofundador de la compañía.

 

En la misma línea opina Florentino Cacheda, fundador de Florentino, que asegura que si bien la campaña de otoño “ha arrancado un poco tarde”, desde mediados de septiembre las ventas “se han ido consolidando, gracias principalmente a las ventas de sastrería y camisería para eventos en estas fechas”, apunta el empresario. Para el último trimestre, la compañía confía en registrar su mayor alza del año gracias al impulso de la Navidad.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...