Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Nov 202000:34

Diseñadores y grandes almacenes demandan cambiar el calendario de la moda

El grupo, liderado por el diseñador belga Dries Van Noten, quiere retrasar las rebajas a enero y julio y realizar las campañas de ventas de agosto a enero, para invierno, y de febrero a julio, para verano.

13 May 2020 — 15:53
Modaes
Compartir
Me interesa
Diseñadores y grandes almacenes demandan cambiar el calendario de la moda

 

 

La moda pide un cambio de tiempos. Un grupo de diseñadores y grandes almacenes, liderados por el creativo belga Dries Van Noten, han emitido una carta pidiendo a la industria que se ajusten las campañas de ventas a las temporadas climáticas y se retrasen las rebajas.

 

En concreto, la carta pide realizar las ventas de verano entre febrero y julio y las de invierno de agosto a septiembre. De esta forma, las rebajas de final de temporada se realizarían en enero y en junio y perderían peso las precolecciones. Esta fórmula, habitual especialmente en el sector del lujo, se ha acelerado en los últimos años para adaptarse a los ritmos marcados por el fast fashion.

 

En cambio, las compañías proponen “crear un flujo más equilibrado de entregas durante la temporada para proveer novedad, pero también tiempo para que los productos generen deseo”. El objetivo es que las medidas se implementen a partir de la próxima campaña de otoño-invierno 2020, aprovechando que el inicio ya será forzadamente retrasado por el coronavirus.

 

 

 

 

Los firmantes reclaman también mejorar la sostenibilidad de la cadena de valor y el calendario de ventas, reduciendo el inventario, recortando viajes y sustituyéndolos por showrooms digitales y revisando y adaptando los desfiles.

 

Junto a Van Noten, lideran el grupo la consejera delegada de Altuzarra, Shira Sue Carmi, y el presidente del multimarca hongkonés Lane Crawford, Andrew Keith. También firman el comunicado Tory Burch, Selfridges, Nordstrom y MyTheresa, entre otros, aunque los grandes ausentes son los conglomerados LVMH y Kering. Estos grupos son precisamente los que convirtieron el lujo en un negocio global y lideraron la aceleración de los tiempos dentro de la gama alta.

 

Son varias las voces del sector de la moda que en las últimas semanas han pedido modificaciones similares del calendario. Armani ha sido el primero en aplicarlas: el diseñador presentará una única colección el próximo septiembre. La colección de alta costura se presentará en enero en Milán, en lugar de en París.

Publicidad
Comentar
Compartir
...