Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Nov 201704:57

h Back Stage

¿Delphine o Antoine? La saga de los Arnault se prepara para la sucesión

Louis Vuitton y Berluti. Estas dos firmas han sido las escogidas por Bernard Arnault para que sus hijos desarrollen sus respectivas trayectorias en el que es el mayor grupo de lujo del mundo por volumen de negocio. Delphine y Antoine Arnault están llamados a heredar la gestión del gigante francés. Hace dos años, Arnault decidió poner a su hijo Antoine al frente de Berluti con el objetivo de que convirtiera...

27 Nov 2013 — 04:55
S. García
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

 

 

Louis Vuitton y Berluti. Estas dos firmas han sido las escogidas por Bernard Arnault para que sus hijos desarrollen sus respectivas trayectorias en el que es el mayor grupo de lujo del mundo por volumen de negocio. Delphine y Antoine Arnault están llamados a heredar la gestión del gigante francés.

 

Hace dos años, Arnault decidió poner a su hijo Antoine al frente de Berluti con el objetivo de que convirtiera a la firma en un gigante de la moda masculina. Delphine Arnault, por su parte, ya había ocupado puestos de responsabilidad en el grupo, como el de directora general adjunta de Dior. El pasado junio, Bernard Arnault decidió que su hija también debía escalar puestos en el organigrama del grupo. Entonces, Arnault colocó a Delphine como directora general adjunta de Louis Vuitton, enseña que más volumen de negocio aporta al grupo y principal estandarte de la compañía.

 

Tanto el nombramiento de Antoine en Berluti, como el de Delphine en Louis Vuitton suponen el asentamiento de las bases de un relevo generacional que cada vez está más cerca y que Bernard Arnault sabe cómo gestionar.

 

Con 64 años, Arnault ya pasó por un proceso parecido en el pasado, cuando se incorporó a LVMH en la década de los ochenta. El hoy presidente del grupo consiguió imponerse a Henri Racamier (entonces máximo responsable de Vuitton) y Alain Chevalier (al frente de la división de vinos y licores), que discrepaban sobre el futuro de la compañía.

 

Ahora es el turno de los dos hijos de Bernard Arnault, que deben demostrar quién está mejor preparado para liderar en un futuro próximo el gigante del lujo, pese a tener caracteres y maneras de dirigir muy distintas. Además de sus dos hijos mayores, Bernard Arnault también tiene tres hijos menores, fruto de su segundo matrimonio, un sobrino y una sobrina y varios ejecutivos que no pertenecen a la familia que también forman parte de la lista de posibles sucesores.

 

Pero Bernard Arnault ya ha manifestado su intención de que sea algún familiar directo el que tome las riendas. Ahora sólo falta saber quién de ellos será el elegido.

 

Delphine Arnault, la discreta

 La hija mayor de Bernard Arnault no es asidua a presentaciones ni eventos si no es imprescindible. La ejecutiva, que es miembro de los consejos de administración de CélineLoewe y Emilio Pucci, ha sido pieza clave en operaciones como la incorporación de Raf Simons como director creativo de Dior. En su etapa como directora adjunta de Dior prefería dejar el protagonismo al consejero delegado, Sidney Toledano.

 

Antes de incorporarse a LVMHDelphine Arnault, que estudió en la escuela de negocios francesa Edhec y en la London School of Economics, trabajó en la consultora McKinsey.

 

Ahora, y tras ser nombrada para el mismo puesto en Louis VuittonDelphine Arnault será la encargada de elevar el posicionamiento de la firma y conseguir revitalizar unas ventas que se han ralentizado en todo el mundo. Durante sus cinco años en Dior, las ventas de la enseña se incrementaron un 67%, hasta 1.280 millones de euros, según Bloomberg.

 

Antoine Arnault, el chico del photocall

Antoine Arnault es el polo opuesto a su hermana. El segundo hijo del primer matrimonio de Bernard Arnault es extrovertido, acude asiduamente a fiestas y eventos sociales y está más que habituado a ser fotografiado allá donde va. Esta sobreexposición mediática se ha incrementado desde que es pareja de la modelo rusa Natalia Vodianova, con la que espera su primer hijo, que se convertirá en el segundo nieto de Arnault, por detrás del hijo de Delphine.

 

Nombrado máximo responsable de la firma de moda masculina BerlutiAntoine Arnault entró a trabajar en la empresa familiar en 2002, tras estudiar en Insead y en el HEC Montreal. En 2006, Arnault, que también es un destacado jugador de póker, fue nombrado director de comunicación de Louis Vuitton y miembro del consejo del grupo LVMH.

 

Desde que fue nombrado presidente de Berluti, Arnault ha fichado a un diseñador nuevo para liderar la dirección creativa de la enseña y se ha hecho con una firma de sastrería gala con el objetivo de reforzar la presencia internacional de Berluti y de competir directamente con firmas rivales como Ermenegildo Zegna y Brioni. Además, Arnault también ha sido señalado como parte importante del acuerdo de adquisición de Loro Piana por parte de LVMH.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...