Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 May 201805:18

h Back Stage

De Munich a Misako pasando por Josep Font, cuando la marca pierde a su líder

Munich representa el último ejemplo de una empresa de moda que pierde su esencia. Los hermanos Xavier y David Berneda han sido...
26 Jun 2012 — 04:55
Modaes
Compartir
Me interesa

Munich representa el último ejemplo de una empresa de moda que pierde su esencia. Los hermanos Xavier y David Berneda han sido los encargados de relanzar la enseña catalana, que ha pasado de ser un calzado deportivo a un artículo de moda, y, ahora, abandonan la empresa. En el negocio de la moda son numerosos los casos en que una firma pierde a su fundador o a su líder.

 

No se han aclarado las razones, pero Munich ha confirmado ya que Xavier Berneda, director de márketing, y David Berneda, director financiero, abandonarán la compañía el próximo 2 de julio.

 

Xavier Berneda ha sido durante años el líder de la compañía y la cara visible de la marca gracias a decenas de conferencias y a una activa presencia en redes sociales. Ahora, los dos hermanos emprenderán nuevos proyectos.

 

No es la primera ocasión en que sucede algo así en una empresa española del sector. Uno de los últimos ejemplos de una compañía que pierde a su líder es Misako. Mario Coll, fundador de la cadena de bolsos de bajo coste, se vio obligado a abandonar la compañía por diferencias con el resto de accionistas.

 

Coll intentó hacerse con el control de Misako buscando una alianza con el capital riesgo, pero finalmente descartó esta opción y se embarcó en un nuevo proyecto: la red de tiendas de complementos Urbaks.

 

Aunque se trata de dos ejemplos relacionados con la gestión de las compañías, en el negocio de la moda lo más habitual es que quien abandone la firma sea el propio diseñador que, además, suele dar nombre a la marca.

 

Josep Font es una de las marcas españolas que funciona sin su fundador, el diseñador del mismo nombre. El creativo abandonó la empresa por diferencias con su propietaria, la abogada Carmen Ayats. Mientras la enseña Josep Font continúa funcionando, el diseñador ha fichado por Jesús del Pozo.

 

En el caso de diseñadores, la salida siempre suele deberse a diferencias con los propietarios de la marca. Este es el caso, por ejemplo, de Martin Margiela (que difería de las opiniones de Renzo Rosso) o de Helmut Lang, que se enfrentó a los propietarios de su marca, la compañía italiana Prada.

 

Aunque en este caso la empresa continuara adelante, Adolfo Domínguez también perdió a su mitad. Los orígenes de la empresa se encuentran en la sastrería familiar El Faro, regentada por el padre de los hermanos Domínguez. Jesús, Josefina y Francisco Javier Domínguez abandonar la empresa por diferencias con su hermano Adolfo y pusieron en marcha Textil Lonia.

 

Otro ejemplo se encuentra en el negocio online, aunque en este caso no es fruto de un enfrentamiento, si no que la salida del líder es consecuencia de una compraventa. Gustavo García Brusilovsky puso en marcha el outlet online BuyVIP, pero tras su venta al grupo estadounidense Amazon abandonó el negocio.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...