Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

08 Mar 202110:12

De la noche al día: los dueños de Costa Social Club saltan al retail con un ‘market’ en Malasaña

Galerías Costa acoge una tienda de Kappa, una barbería, un estudio de tatuajes y distintos espacios de comida y se encuentra en el número 7 de la calle San Joaquín.

20 Ene 2021 — 04:57
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

De la noche al día: los dueños de Costa Social Club saltan al retail con un ‘market’ en Malasaña

 

 

De las copas, las drag queens y la música en directo, al comercio de moda. Este es el viaje que han hecho los dueños de Costa Social Club, una de las discotecas de moda de Madrid, quienes en plena pandemia han diversificado con la apertura de un nuevo concepto de retail en Malasaña bajo el nombre de Galerías Costa.

 

Costa Social Club, que opera también con una discoteca en Goya es uno de los puntos de encuentro del moderneo madrileño. Los locales están controlados por David Arroyo, que tiene una participación mayoritaria, y otro socio minoritario. El local principal, ubicado en la calle Miguel Ángel, se mantiene abierto porque tiene licencia de restauración con espectáculo, mientras que el de Goya ha tenido que cerrar por la pandemia.

 

El espacio, que acaba de abrir, se encuentra en el número 7 de la calle San Joaquín, junto a la Plaza de San Ildefonso, y se estructura como un mercado: es decir, cada operador alquila el espacio y los propietarios sólo se encargan de proveer la decoración común y otros servicios.

 

Además, también gestionan directamente dos de los espacios: la barra de bar y una tienda de Kappa, que distribuye únicamente la oferta de moda de la marca. El resto de la oferta se compone de una barbería, un estudio de tatuajes y distintos espacios de comida. La otra marca de moda presente es Freving, especializada en moda urbana.

 

La tienda ocupa un espacio de casi 600 metros cuadrados donde anteriormente operaban distintos comercios de mobiliario. El concepto recuerda al de concept stores como El Paracaidista, que fue proyectado como el Colette madrileño y que terminó echando el cierre en 2019.

 

 

 

Sin embargo, los propietarios prefieren compararse con formatos como el también extinto Mercado de Fuencarral. “Es un formato que veíamos mucho en otros países pero no aquí”, explica David Arroyo, socio mayoritario de Costa Social Club y de Galerías Costa.

 

Aunque el proyecto llevaba tiempo gestándose, con la pandemia surgió la oportunidad del local y se aceleró. “Tenemos ya un público fiel, muy específico, que venía a Costa Social Club, y la idea es que este sea su punto de reunión entre semana y de día”, apunta el emprendedor.  “Queda bastante para que se reactive la noche y creemos que el ocio va a ser cada vez más diurno”, apostilla.

 

Junto a Arroyo, están en el proyecto Sandra Hernández, que se ha encargado de gestionar la tienda de Kappa, y otro socio minoritario. “A diferencia de otros proyectos, nosotros tenemos muy claro cuál es nuestro público, y es un nicho muy concreto: son jóvenes de 25 a 35 años con una vinculación a la moda, el arte, skaters de aquí de Malasaña…”, explica.

 

Arroyo descarta dar datos económicos, aunque reconoce que “la inversión fue alta, porque esto era casi un garaje”. Tampoco se ha marcado un objetivo de facturación, pero si los resultados son buenos no descarta dar el salto a nuevas ubicaciones como Chamberí, Lavapiés o incluso Barcelona.

Publicidad
Comentar
Compartir
...