Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

13 May 202119:45

De ‘comprar cosas’ a ‘vivir experiencias’: el reto de la moda ante la generación Z

Los nacidos entrado el milenio transformarán la manera de consumir por su familiaridad innata con la tecnología.

31 Ago 2016 — 11:12
Modaes
Compartir
Me interesa

 

Todavía son demasiado jóvenes como consumidores, pero apuntan maneras a cómo se comportarán cuando entren de lleno en el mercado de consumo. La última generación de jóvenes, nacidos entrado el milenio, ha crecido con las redes sociales, documentando en público su día a día, compartiéndolo y comparándolo con el de los demás. Este escenario presagia que, en un futuro inmediato, los nuevos consumidores estarán más interesados en vivir experiencias para radiar en directo que en comprar cosas.

 

Esta es una de las conclusiones que se extrae de un estudio realizado por Fung Global Retail & Technology, la consultora propiedad del hólding chino Fung Group, en el que se hace hincapié en las consecuencias del efecto Instagram. Los autores del documento aseguran que se trata de una nueva generación mucho más preocupada por la apariencia personal y subrayan que esta preocupación surge a edades más tempranas.

 

El informe señala que las redes sociales acaban ejerciendo una fuerte presión, incitando a tener vidas interesantes que contar y motivando a elevar el gasto en vivencias, tales como salir, viajar o comer fuera. En este sentido, los expertos auguran una nueva manera de consumir moda y alertan en primer lugar a las marcas que se dirigen a los consumidores más jóvenes.

 

La economía bajo demanda ganará terreno, presionando a las marcas a adaptarse a un consumidor que espera poder adquirir lo que desean cuándo quiera y dónde quiera. Por el momento, ya hay empresas que operan bajo estas premisas, como Netflix o Tinder, y la tendencia es que el modelo vaya extendiéndose al resto de sectores económicos. Se trata de la generación siempre conectada y bajo demanda (always-on on-demand).

Publicidad
Comentar
Compartir
...