Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Ago 202017:52

China ficha talento europeo para iniciar el cambio del ‘made in’ al ‘designed by’

16 Abr 2012 — 04:29
Sarah García
Compartir
Me interesa

En China las cosas están cambiando. Antes, las compañías internacionales del sector textil hallaban en el país mano de obra barata y materias primas a precios muy inferiores a los que encontraban en otros países. Ahora, los principales grupos internacionales han visto en China un nuevo mercado para conquistar y no sólo uno en el que producir.

 

La creciente clase media, con un mayor poder adquisitivo, se ha convertido en el target al que todos quieren vender. No obstante, las firmas de lujo también han encontrado su nicho: ricos asiáticos con posibilidad y ganas de gastar su dinero. Ambos clientes se han convertido en el pretexto perfecto para la entrada masiva en el país.

 

Hermès ha sido una de las firmas que ha apostado fuerte por el mercado chino, creando incluso una marca específica para el país: Shang Xia. En el caso de la gran distribución, compañías como Inditex, Mango o Desigual han trazado planes específicos de expansión para China.

 

Inditex prevé finalizar el año con una presencia en el país que supera las 400 tiendas. Por su parte, Mango entró en China en 2002 y en 2007 ya contaba con sesenta tiendas. En 2012, la compañía prevé abrir ochenta tiendas en el país. En el caso de Desigual, la empresa ha situado al país entre sus prioridades más inmediatas e invertirá este año 150 millones de euros en su logística para crear un nuevo centro logístico en Viladecans (Barcelona), uno en América y otro en Hong Kong.

 

Pero China no quiere dejar que sólo los grupos internacionales saquen partido de esta nueva clase media. Por ello, el gobierno del país presentó, a principios de año, un informe para relanzar su industria textil, sobre todo, la doméstica. De este modo, el ejecutivo chino pretende contar con un sector nacional fuerte, que pueda competir con las compañías internacionales.

 

El texto también destacaba que el gobierno quiere contar con entre cinco y diez marcas del país reconocidas internacionalmente y un centenar conocidas a nivel nacional en 2015. She Jia Sorgere podría ser una de ellas.

 

La enseña, que presentó su primera colección para hombres en la pasada semana de la moda de Pekín, se posiciona como “marca de lujo para los sofisticados y ricos consumidores chinos, que buscan algo diferente de lo que todas las marcas de lujo occidentales puede ofrecerles”.

 

Aunque la marca es china y está dirigida exclusivamente a un público chino, el diseño y la fabricación de las colecciones se realiza en Italia. Concretamente, la empresa italiana Caruso, especializada en moda de lujo para hombre, es la encargada de fabricar las piezas y el diseñador italiano Francesco Fiordelli de diseñarlas.

 

She Jia Sorgere, propiedad de China Garments, se distribuirá a través de tiendas monomarca. La apertura del primer establecimiento se realizará a finales de año.

 

China Garments es un conglomerado público formado por 1.500 empleados y con una facturación de aproximadamente 260 millones de euros. La compañía cotiza en la bolsa de Shenzen desde 1999, cuando saltó al parqué con una oferta inicial de 65 millones de acciones.

 

Actualmente, además del desarrollo de marcas propias, China Garments realiza trabajos de consultoría industrial, fabricación de prendas y tinte de tejidos. También ha promovido la colaboración y cooperación con marcas internacionales.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...