Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Sep 202109:34

Ansiedad, preocupación y el ‘síndrome de la soledad’: las tendencias que marcarán el nuevo consumo

Desde la ansiedad económica hasta la búsqueda de la verdad, Wgsn ha elaborado un informe destacando los cinco impulsores clave que han marcado los hábitos de los consumidores.

03 Dic 2020 — 04:58
Laura Juanes
Compartir
Me interesa

Ansiedad, preocupación y el ‘síndrome de la soledad’: las tendencias que marcarán el nuevo consumo

 

 

Ansiedad económica, miedo o búsqueda de la verdad. Estos son algunos de los factores que han marcado el consumo no sólo este año, sino también la futura era post-Covid. Los cambios no sólo alcanzan a los hábitos de los consumidores, sino también a la forma en la que las compañías operan, según se desprende del informa La Apuesta por el Valor Añadido, elaborado por Wgsn.

 

Desde el estallido de la pandemia el pasado marzo, los consumidores han pasado por una montaña rusa de sentimientos que han cambiado su percepción y su forma de consumir. El 2020 ha supuesto un antes y un después para el comercio, especialmente para el sector de la moda, que se ha tenido que adaptar a las circunstancias y que ha sufrido especialmente el golpe de las medidas excepcionales para frenar la curva de contagios.

 

La destrucción de empleos, la implementación de expedientes de regulación temporal de empleo (Erte) o los cierres forzados de establecimientos son algunos de los escenarios a los que tanto consumidores como empresarios se han tenido que enfrentar en los últimos meses. La ansiedad económica es uno de los atributos que han marcado especialmente el consumo en España: a raíz de la crisis, los clientes se han orientado más hacia productos longevos y funcionales con poco impacto ambiental, en contraposición a compras impulsivas y por capricho.

 

 

 

 

La preocupación por la salud también es un factor de gran importancia para los consumidores. El miedo a la seguridad mental y física ha marcado las tendencias de consumo de la sociedad, que se muestra más atenta y cuidadosa con su bienestar.

 

Por otro lado, el síndrome de la soledad se presenta como una problemática que ya era notable incluso antes del estallido de la pandemia. A raíz del confinamiento decretado en marzo, y la reducción de las actividades sociales, los consumidores han tenido que adaptar su forma de entretenerse, orientándose más hacia el canal digital.

 

Por otro lado, la búsqueda de la verdad ha estado sobre la mesa durante los últimos años. Si antes las fake news, los bulos y la desinformación preocupaban de forma generalizada a la sociedad, con la llegada del coronavirus la necesidad de saber qué, por qué y cómo pasan las cosas se ha visto acentuada. La gente quiere sentirse segura, y en este sentido la pandemia ha creado un trauma colectivo que ha puesto en el epicentro de las vidas de los consumidores a las viviendas, donde cada vez se pasa más tiempo.

 

 

 

 

“Nadie podrá olvidar 2020”, sentencia Carla Buzasi, directora general de Wgsn, señalando además que, pese a las alteraciones y a la destrucción generalizada de la pandemia, se ha creado una oportunidad para “adaptarse, innovar y quizá incluso reinventarse”.

 

Según indican desde el operador, las empresas tendrán que identificar las diferentes estrategias de resiliencia para enfrentarse a la nueva normalidad. Estas pasan, por ejemplo, por crear líneas y colecciones más económicas, producir artículos multifuncionales y apostar por formatos grandes en sectores concretos, como los productos del hogar o la cosmética.

 

Los retailers también deberán tener en cuenta la incipiente preocupación por la salud y el bienestar de los consumidores, adaptándose a sus demandas relacionadas, principalmente, con la dieta, la belleza, el fitness o la higiene doméstica. Igual de importante será para los comercios la transparencia con sus clientes y una apuesta por la responsabilidad social corporativa, que en los últimos meses ha ganado importancia para los consumidores a raíz de la pandemia.

 

El cambio de los hábitos de consumo hacia el canal online, por otra parte, no sólo implicará un refuerzo de las plataformas de ecommerce. Wgsn indica que las empresas deberán crear y promover una comunidad para acercar sus productos a los clientes digitales.

 

Por último, reconocer que los hogares se han convertido en centros de ocio, de trabajo y de descanso será importante para las compañías a la hora de identificar las necesidades de los consumidores en el exterior: deberán adaptar sus productos teniendo en cuenta que las actividades al aire libre han cambiado.

Publicidad
Comentar
Compartir
...