Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

22 May 202205:47

Á. Lalatta (Amec): “La época en que las empresas se trasladaban a Asia para rebajar los costes se está acabando”

En la recta final para la próxima edición de la feria de maquinaria textil Itma, la directora de Amec Amtex reflexiona sobre la situación actual del sector y cómo se ha transformado en los últimos años.
28 Feb 2019 — 04:47
Jaime Cevallos
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

Á. Lalatta (Amtex): “La época en que las empresas se trasladaban a Asia para rebajar los costes se está acabando”

 

 

Ángela Lalatta asumió hace un año la dirección de la asociación de la asociación empresarial Amec-Amtex, la patronal de la maquinaria textil española. La entidad, junto con Cematex, está organizando la Itma de Barcelona, la mayor feria textil del mundo, que por primera vez en su historia contará con un 45% de expositores procedentes de Asia.

 

Pregunta: El sector textil se encuentra inmerso en un profundo proceso de trasformación. ¿Ahora es el mejor escenario para una Itma?

Respuesta: Sí, porque en un momento de cambio como el que vivimos ahora, la maquinaria textil no sólo se utiliza para fabricar productos de moda, sino que va más allá. Ahora, la industria tiene la posibilidad de trabajar en diferentes nichos de mercado, haciendo productos para el sector farmacéutico, para la automoción o la construcción. Además, las empresas que están en el mercado están más fuertes que nunca, porque después de atravesar por la crisis de hace una década, han saneado su economía y diversificado la producción.

 

P.: La Itma siempre fue un escenario en el que dominaban las empresas europeas. ¿Cómo ha cambiado la composición de la feria en plena globalización?

R: La composición se ha modificado totalmente. En la Itma de 2015, la  que se hizo en Milán, el 75% de las empresas expositoras era de Europa y el resto de Asia. En la actualidad, ese porcentaje se ha equilibrado, porque en Barcelona sólo el 55% de expositores será de Europa, y los demás de Asia. La conformación del mundo ha cambiado e Itma se posiciona como una feria absolutamente global.

 

P.: La maquinaria textil fabricada en China ha ganado terreno en los últimos años. ¿La industria de ese país ya es una amenaza para la industria europea?

R.: No, aún no, porque la industria alemana sigue teniendo el mayor peso dentro de este sector, seguida por la italiana y finalmente la suiza. Las mayores empresas del mundo están en esos países, aunque también hay compañías españolas que están destacando en el mercado, como son los casos de Electro Jet o Jeanologia.

 

 

 

 

P.: ¿Cuál es la ventaja competitiva de las empresas europeas, respecto a las de otras zonas del mundo?

R.: Las empresas europeas han desarrollado tecnología para trabajar en nichos de mercado de gran valor añadido, lo que les ofrece una ventaja competitiva importante frente a productores de otros países, que suministran maquinaria para hacer fast fashion.

 

P.: ¿Hay procesos de concentración de empresas en la maquinaria textil?

R.: Sí, cada vez más. Las empresas grandes van comprando a las pequeñas y, para ganar más capacidad a escala global, están realizando joint ventures con compañías chinas.

 

P.: ¿Existe o no el proceso de relocalización de la producción textil del que se habla cada vez más en Europa?

R.: Sí, aquella época en que las empresas europeas se trasladaban a Asia para rebajar los costes se está acabando. Ahora las empresas ya están pensando en la producción en proximidad, porque el avance de la tecnología permite reducir los costes de producción.

 

 

 


P.: ¿Dónde hay la mayor demanda de maquinaria textil?

R.: En Estados Unidos, donde se ha reactivado el mercado. Después está México, con su polo en Puebla que se dedica al sector de la automoción, y luego Bangladesh, porque ahí está desplazada buena parte de la industria textil del mundo. Colombia también se ha convertido en un mercado interesante para las empresas europeas, por la producción de tejanos que se realiza en el país.

 

P.: ¿Cómo valoran a otros mercados emergentes como, por ejemplo, África?

R.: África es una de las grandes apuestas del futuro. En la actualidad, Etiopía comienza a convertirse en un polo importante para la producción textil, al igual que Egipto, donde el cultivo del algodón es muy importante.

 

P.: ¿Cuál es la diferencia de la Itma que se realizó en Barcelona en 2011, con la que se hará en junio?

R.: Estamos ante dos escenarios completamente distintos. En 2011, atravesábamos por una época de recesión que afectaba directamente a la economía de las empresas, mientras que ahora nos encontramos  en una fase de estabilidad, en la que se nota que los fabricantes de maquinaria textil pasan por un buen momento. Además, hemos llegado a una etapa muy importante en los que se refiere al desarrollo de la tecnología, porque lo que hace ocho años parecía una fantasía, ahora se ha convertido en realidad como, por ejemplo, el despegue de la industria 4.0. 

 

P.: ¿Cuál es el estado de salud de las empresas españolas de maquinaria textil?

R.: Son empresas muy sanas, con un nivel de endeudamiento que llega casi al cero, y con capacidad para financiar sus propios proyectos. Sin embargo, esta manera de operar no les permite crecer al ritmo de las empresas de Alemania o Italia, cuyos niveles de endeudamiento son muchísimos más altos y arriesgan más.

Publicidad
Relacionados
Comentar
Compartir
...