Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Ene 202215:55

2017, el año en que la moda infantil ajustó su talla hacia un mercado más concentrado

El mercado de la moda infantil en España se reajusta por la irrupción en él de los gigantes de la distribución, por un cambio en los hábitos de consumo y por el descenso acusado de la natalidad. Sólo en el último año, ha habido en este sector tres operaciones corporativas.

22 Dic 2017 — 04:30
Silvia Riera
Compartir
Me interesa

2017, el año en que la moda infantil ajustó su talla hacia un mercado más concentrado

 

 

El mercado infantil ha dado un vuelco de 180 grados. Del mismo modo que ha ocurrido en la moda de adulto, el escenario en el segmento de los niños ha cambiado por completo con la llegada al sector de los gigantes de la distribución y la transformación de los hábitos de consumo. Zara, H&M, Kiabi, Primark o Decathlon avanzan posiciones en un mercado que hasta el inicio de la crisis continuaba dominado por el canal multimarca. Otro titán europeo del low cost, la italiana OVS, inició hace un par de años operaciones en España a través del infantil.

 

En 2016, todas las categorías del negocio de la moda redujeron ventas, pero fue en el segmento infantil donde el desplome fue mayor. En concreto, la facturación de la moda infantil retrocedió en 2016 un 18,2% en volumen y un 18,3% en valor, según datos de Kantar Worldpanel. Del conjunto de las ventas del sector ese mismo año, el 51,9% correspondió a moda femenina; el 34,3% a moda masculina y el 12,3% a moda infantil.

 

De hecho, las empresas vinculadas a la Asociación Española de Productos para la Infancia (Asepri) elevaron su facturación conjunta un 1,7% en 2016 apoyándose en los mercados internacionales. Para 2017, la agrupación prevé un crecimiento del 1% gracias al continuado avance de sus asociados en el exterior.

 

 

 

 

Por otro lado, la natalidad continúa en caída libre en España. Entre 2008 y 2016, el país redujo un 21,4% el número de nacimientos. En el último año, el descenso fue del 2,8% con respecto a 2015, según los últimos datos de la Encuesta de Movimiento Natural de la Población, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Las bases del negocio español de la moda infantil llevan tiempo tambaleándose, pero ha sido este año cuando han empezado a redefinirse y muchos de ellos han optado por unir fuerzas o abrir su capital para ganar tamaño.

 

Algunos de los grupos líderes del sector han cambiado de manos, como Losan, que en 2017 ha iniciado el despegue de su nueva estrategia empresarial tras adquirirla el gigante portugués del retail Sonae; o Canadá House y Tuc Tuc, que han revisado políticas y estructuras tras entrar en la cartera del fondo Endurance Partners.

 

 

 

 

El pasado marzo, el grupo inversor, propietario de Canadá House desde 2013 adquirió una participación mayoritaria en la riojana Tuc Tuc. Con la suma de ambas, Endurance forma un grupo de moda infantil de cincuenta millones de euros en ventas. En el caso de Losan, la zaragozana complementa con el canal multimarca el negocio en retail que Sonae trabaja con la cadena Zippy.

 

Este año, también cambiaron de manos Mit Mat Mamá, que fue adquirida por el fondo Incamais Investments, un grupo hasta ahora totalmente volcado en el negocio inmobiliario; y Bonnet à Pompon, la irrupción en el mundo de la moda de una ex diseñadora de Zara, Alejandra Sánchez-Ramade, que el pasado febrero pasó a manos de la sociedad Euroirada, propiedad de M.J. Al-Thani Jassim.

 

Gocco, por su parte, atravesó en 2017 una situación compleja, que supuso la salida precipitada de su consejero delegado, Félix de Iturriaga, tras encarar un plan de reestructuración sin dar con los resultados esperados. Le sustituyó en verano José María Ruiz, ex ejecutivo de Jugettos y Telepizza.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, los grandes grupos internacionales también han movido ficha en el país ante la concentración del mercado y la caída del consumo. Prénatal, tras reestructurar y reordenar todo su negocio en España y ceder la gestión a Italia, retomó el pasado julio su expansión con una nueva apertura en Murcia, en el centro comercial Nueva Condomina.

 

La francesa Kidiliz (antes Groupe Zannier) puso en marcha a principios de año un plan para abrir tiendas de su concepto multimarca aunque continúa centrando su crecimiento en base al canal multimarca y a corners en El Corte Inglés. La también gala CWF, con un nuevo responsable para España al frente, trazó una nueva hoja de ruta para el mercado español: cerró las tiendas de Kid’s Around en Madrid y en Ourense e introdujo la línea infantil de Givenchy con un primer corner en El Corte Inglés de Marbella.

Publicidad
Comentar
Compartir
...