Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Entorno Sarah García

Las exportaciones españolas de complementos rozan los 700 millones en 2013 en pleno ‘boom’ de nuevas cadenas

Bolsos, pañuelos, billeteros, diademas o incluso calzado. Los complementos viven un nuevo auge en el mercado español y en los últimos años han surgido multitud de nuevas enseñas que se han especializado en esta categoría de producto. Además del nacimiento de nuevas enseñas, como es el caso de Bissú, también se han relanzado otras que pasaban por situaciones complicadas, como es el caso de Fun&Basics, que terminó en liquidación, u otras han sido adquiridas por nuevos propietarios, como Aïta.

 

Todas estas marcas están ahora llevando a cabo planes de desarrollo en un momento en el que, tanto a nivel nacional como internacional, los complementos se han colocado como una de las categorías con mejor evolución del negocio de la moda.

 

En el caso concreto de la marroquinería, España exportó en 2013 por valor de 695,7 millones de euros, un 9,4% más que en 2012, cuando las empresas españolas del sector exportaron 635,7 millones de euros, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería (Asefma).

 

Francia, Portugal, Italia, Reino Unido y Japón son los principales clientes de las cerca de 1.600 empresas españolas que forman el sector y que en 2013 empleaban a 22.514 personas. Francia lidera la lista de clientes de las compañías españolas y en 2013 elevó un 3,8% el volumen de productos que importó procedentes del mercado nacional, hasta 202,6 millones de euros. Le siguen Portugal, con un incremento del 19%, hasta 64,07 millones de euros, e Italia, con un aumento del 25%, hasta 58,74 millones de euros.

 

No obstante, en el último año, han sido China (+88%), Países Bajos (+50,9%), Emiratos Árabes (+95,9%), Arabia Saudí (+54,1%) y Kuwait (+72,2%) los mercados en los que las empresas españolas han elevado más sus exportaciones.

 

Bissú es una de las compañías que han surgido en los últimos años. La enseña, fundada a principios de 2013 en Barcelona, está especializada en bolsos y complementos de gama media y en menos de dos años ha incrementado su red de distribución hasta rozar la decena. Ahora la empresa prepara su desarrollo a través de franquicias para elevar su presencia más allá de Cataluña.

 

La marca, que tiene previsto concluir el ejercicio con una facturación de dos millones de euros, acaba de trasladar sus oficinas a unas instalaciones más amplias en las que integrará todos los departamentos de la empresa.

 

Otro ejemplo de este auge de los complementos en España es Ontop. La cadena está especializada en complementos para la cabeza, desde diademas y tocados hasta horquillas y otros accesorios. Fundada a finales de 2011, la compañía acaba de poner en marcha un plan de expansión que le llevará a crecer en España y en el mercado internacional.

 

Actualmente, Ontop cuenta con un flagship store en el número 13 del Paseo del Borne, en Barcelona, así como con establecimientos en centros comerciales como L’Illa Diagonal, Maremagnum y La Roca Village.

 

La enseña, que prevé finalizar el año con una red de distribución formada por 17 establecimientos, concluyó el ejercicio 2013 con unas ventas de 1,8 millones de euros y tiene como objetivo cerrar 2014 con una facturación de 2,5 millones de euros.

 

Relanzamientos de marcas con historia

Además del nacimiento de nuevas marcas, ha habido otras que han sido relanzadas por nuevos directivos. Mientras algunas de ellas estaban en situación concursal y fueron rescatadas, otras han cambiado de manos y sus nuevos propietarios han decidido reestructurar su oferta y presentar una nueva imagen de marca.

 

Fun&Basics es un ejemplo de este tipo de enseña. La compañía, fundada en 1994 por Javier Goyeneche, entró por primera vez en los juzgados en 2008, aunque consiguió levantar el concurso de acreedores en julio de 2010. No obstante, en noviembre de 2011, Fun&Basics regresó a los juzgados por la caída de las ventas.

 

Finalmente, y tras negociar reducir su presencia y operar tan sólo con los puntos de venta que poseía en los grandes almacenes El Corte Inglés, la enseña se vio abocada a la liquidación de la empresa.  Fue entonces cuando Fun&Basics clausuró los 68 establecimientos que tenía e inició un proceso que le llevó a deshacerse de todos sus activos.

 

A finales de 2012, Mar de Moel, controlada por Javier Guerra y Marian Vence y que tiene participaciones en otras compañías como  Boom Clothes, compró Fun&Basics. Desde entonces, la marca ha llevado a cabo un proceso de relanzamiento, con el que ha vuelto a abrir puntos de venta y con el que ha regresado a El Corte Inglés con una imagen renovada y una oferta menos diversificada y más centrada en los accesorios.

 

La gallega Dayaday es otro ejemplo de marca relanzada. A finales de 2013, el grupo catalán de joyería Tous se hizo con el control de la marca y su red de distribución en España por 1,6 millones de euros y consiguió rescatar a la enseña de la liquidación, después de que ésta solicitara concurso de acreedores.

 

Tous se hizo con Dayaday con el objetivo de penetrar en un segmento de precios más bajos, en el que hasta ahora no tenía presencia, y puso a Laura Tous, que pertenece a la segunda generación familiar, al frente del proyecto.

 

Desde la adquisición, Tous ha puesto en marcha un plan estratégico con el que tienen previsto cerrar 2014 con treinta nuevos establecimientos de Dayaday en España. El objetivo de la compañía es poder dar el salto internacional en 2015 y así consolidar una red de distribución global que vaya más allá del territorio nacional.

 

Tous concluyó 2013 con una cifra de ventas en tienda de 338 millones de euros, un 4,6% más que la facturación obtenida un año antes, cuando la empresa alcanzó una cifra de negocio de 325,3 millones de euros. A finales del año pasado, la compañía contaba con 417 establecimientos en cuarenta países de todo el mundo.

 

Tal es la apuesta de Tous por los complementos que la compañía ha decidido incorporar a Javier Relats, ex propietario de Aïta, como director de Tous & Tous Complements, la sociedad del grupo dedicada a artículos de marroquinería y textil. Además de Relats, se han incorporado al equipo de complementos Jerusa Puerta, que se encargará del área de producto y que procede de compañías como Inditex o Mango.

 

En el caso de Relats, el directivo abandonó el pasado marzo el accionariado de Aïta, cuando fue adquirida por el fondo Capital Expansió, lanzado por el Instituto Catalán de Finanzas, y por tres inversores privados.

 

Ahora, los nuevos accionistas de Aïta, entre los que figuran Christian García Valle y David Egea, ex directivos de Mango, y Alejandro de Andrés, ex ejecutivo de compañías como Miquel Alimentació, han puesto en marcha un proceso de relanzamiento que ha comenzado con una transformación de la imagen y que culminará con un plan de desarrollo a nivel nacional e internacional, que se pondrá en marcha una vez se haya implantado el nuevo producto y un concepto de retail renovado.

 

En 2014, Aïta abrirá diecisiete puntos de venta, aunque el grueso del plan de desarrollo se llevará a cabo en 2015. El objetivo de la empresa es triplicar su cifra de negocio desde los 8,3 millones de euros que alcanzó en 2013.