Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Empresa C. Pareja/ P. Riaño

Shana estrena concepto de retail para abrir cuarenta tiendas fuera de España en 2014

Shana se hace mayor. La cadena del grupo catalán Comdifil, que inició su desarrollo en 2010, estrena un nuevo concepto de tienda en Madrid. La compañía, que inaugura hoy un nuevo establecimiento en la capital, ha creado un nuevo concepto de retail para Shana, con el que pretende llegar a nuevos mercados.  La cadena abrirá, aproximadamente, 40 nuevas tiendas a lo largo de 2014 en mercados como Europa, Oriente Medio o Asia.

 

El nuevo establecimiento de Shana, ubicado en el centro comercial La Vega, en Alcorcón, tiene una superficie comercial de mil metros cuadrados y es el primero en contar con la nueva imagen de la cadena. Las tiendas, en las que hasta ahora dominaba el negro, pasarán a tener un fondo blanco, con el objetivo de que los clientes de la cadena la reconozcan como una marca de básicos que también vende prendas de tendencia, según explican fuentes de la compañía.

 

En Shana el 80% de las prendas son básicos y la empresa quiere aproximarse a modelos como Uniqlo o H&M, con el objetivo de ser reconocida con una cadena que vende básicos a un precio competitivo. Los productos más básicos de Shana pueden encontrarse en una gama de veinte colores y en siete tallas distintas.

 

El 20% restante del producto de Shana en estos nuevos establecimientos corresponde a prendas de tendencia. La cadena ampliará próximamente su oferta y comenzará a distribuir su colección masculina en sus establecimientos a partir del próximo invierno.

 

En los mil metros cuadrados de tienda, Shana contará con mobiliario blanco y detalles en aluminio. “Queremos dar una imagen limpia y minimalista”, añaden desde la cadena. En cuanto a los elementos más visuales, el establecimiento contará en sus paredes con las prendas más vendidas, acompañadas por carteles promocionales donde lo que más destaca es el precio.

 

Crecimiento internacional

Este establecimiento es el punto de partida de la segunda fase de crecimiento de Shana en los mercados internacionales. La compañía se ha marcado el reto de poner en marcha, al menos, cuarenta puntos de venta en nuevos mercados, como Arabia Saudí, Libia, Filipinas o en las islas caribeñas de San Martín y de La Reunión.

 

Por el momento, Shana crecerá de la mano de socios locales en estos nuevos mercados, aunque no descarta abrir tiendas propias en un futuro.

 

Otro de los mercados en los que también crecerá Shana a lo largo de 2014 será China. La enseña, que ya cuenta con dos tiendas en el país a través de franquicias, firmó el pasado febrero un acuerdo con el gigante industrial Yueda Group para replicar su modelo de negocio en China y tejer una red de tiendas en Europa, en países como Francia e Italia, tal y como adelantó Modaes.es

 

Los planes de Shana pasan por crear una empresa conjunta con Yueda (que opera en el textil mediante Jiangsu Yueda Textile Group) controlada en su mayoría por el grupo catalán. Tras firmar la carta de intenciones, el acuerdo se rubricará definitivamente el próximo abril.

 

Los representantes de Yueda visitarán Madrid a finales de mes para conocer el establecimiento que la compañía acaba de inaugurar en Madrid. “Este nuevo concepto será el que se exportará a China, por eso quieren conocerlo de primera mano”, añaden desde Shana.

Yueda contempla también la inyección de recursos en el desarrollo de Shana en otros países del mundo. La velocidad a que Shana repone las prendas en sus tiendas exige un aprovisionamiento en proximidad. Mientras en Europa se realiza desde Portugal, principalmente, en China se realizará desde el propio país. Para cubrir Oriente Medio y Latinoamérica, Shana tiene previsto lanzar colecciones adaptadas a estos mercados que, de momento, no se producirán en cercanía.

 

El grupo, que ha tejido en los últimos años una red de 320 establecimientos en cerca de treinta países, ha concluido el ejercicio 2013 con una cifra de negocio de 130 millones de euros, tras registrar un crecimiento del 30%. Las previsiones de la compañía, que también opera en el mercado español con su cadena de moda joven Double Agent, pasan por alcanzar los 200 millones de euros en 2014 gracias al plan de desarrollo que están implementando sus cadenas.